La Navidad de 1996 Patrick “Paddy” Warren recibió un regalo que lo emocionó: una bicicleta roja que uso ese día y el siguiente para pasear con su amigo David Spencer por el barrio de Chelmsley Wood, en Reino Unido. Los niños tenían 11 y 13 años cuando su siniestra desaparición afectó a su familia y entorno.

El día después de Navidad Paddy y David estuvieron dando vueltas por la ciudad. A la medianoche David fue a su casa y avisó a su madre que se quedaría en la casa del hermano de Patrick a pasar la noche.

loading...

BBC.

A las 00:45 el encargado de una gasolinera los vio comprar un paquete de galletas y emprender camino -Patrick en la bicicleta y su amigo a pie- con dirección al centro comercial. Él fue la última persona que los vio con vida.

Pasaron las horas y el día siguiente las familias de los niños contactaron a la policía. Ambos eran desordenados, aunque tenían buenas relaciones con sus compañeros y otras mamás.

“No tiene sentido decir que era un ángel, porque no lo era. Yo diría que era atrevido, pero las madres de otros niños decían que Paddy era un niño fantástico. Incluso sus maestros decían que era buen muchacho”.

-Bridget Warren, en 1997, madre, citada en BBC- 

Algunos, como el periodista que siguió el caso por 15 años Mark Cowan, plantean que la mala fama de los niños hizo que la policía viese siempre la desaparición como una fuga.

loading...

BBC.

“Era agresivo. Si alguien le hacía daño tomaba la justicia por sus propias manos y usaba la fuerza para protegerse, lo cual era inaceptable”.

-Christine O’Toole, mamá de David-

Las familias de los niños descartaban que se hubieran perdido: tenían mucho conocimiento del barrio y solían vagabundear hasta tarde. Al principio también pensaron que estaban en casas de amigos pasando el rato.

A fines de enero, cuando los niños cumplían un mes desaparecidos, enviaron un mensaje a través de la televisión. Les pedían a Paddy y David volver a casa.

loading...

BBC.

En abril la foto de los niños comenzó a circular en las cajas de leche de cuatro litros en más de 770 locales, fue una acción en conjunto con la Línea de Ayuda de Personas Desaparecidas de Reino Unido, y les valió a los pequeños el apodo de “los niños de las cajas de leche”.

Su imagen estuvo en las cajas por cuatro semanas, pero nada pasó. Las familias ya sospechaban que esto no era una huida.

Más tarde encontraron la bicicleta de Paddy detrás de la gasolinera. Esto no les hizo sentido a algunas personas. El periodista mencionado, Mark Cowan, cuestionaba que el niño dejara su “bien más preciado” a propósito.

loading...

BBC.

El 2006, 10 años después de la desaparición, la policía reabrió el caso y comentó que se habían hecho los procedimientos de rutina.

“Se debió levantar una bandera roja para ver si había ocurrido algo siniestro”.

-Inspector Mick Treble al revisar el caso-

La nueva atención de la policía llevó hasta un hombre que tenía dos condenas por violación y secuestro, una de ellas por secuestrar y violar a dos niños en los años 80s.

Se trataba de Brian Field, un sujeto que vivía a poca distancia de David y Paddy y que el 99’ fue arrestado y hallado culpable por secuestrar y violar a otro menor de edad en Surrey.

La policía quiso eliminar cualquier duda e incluso excavó en el patio de Field, pero no encontró nada.

loading...

BBC.

A 20 años del caso las familias aún creen que algo horrendo pasó y quieren saber qué fue.

“Estoy convencido de que hay alguien ahí fuera que sabe lo que le pasó a mi hermano (…) Les ruego que se presenten”.

-Lee O’Toole, hermano de David.

El hermano mayor de Paddy, Derek, está agotado: “Es una burla”, dice, citado en BBC.