Más de cien casas destruidas y unas 400 personas damnificadas, fue el lamentable saldo del descontrolado incendio que afectó a la ciudad de Valparaíso en Chile la tarde del lunes. A pesar de que el fuego pudo ser controlado horas más tarde gracias a la incansable gestión de Bomberos, la vulnerabilidad de los nuevos y antiguos asentamientos habitacionales del lugar, hicieron que el fuego las consumiera en cuestión de segundos, y provocara una masiva evacuación en el sector de Playa Ancha.

Carabineros realiza sobrevuelo para monitorear situación en sector afectado por incendio #Valparaíso pic.twitter.com/W4IBjawoc2

— Carabineros de Chile (@Carabdechile) January 2, 2017

Una de las postales e historias más emocionantes que conmovieron tras el macabro siniestro fue la que protagonizó el bombero de la 16º Compañía de Bomberos de Valparaíso, Juan Carlos Espinoza.

Poner la vida de otros por delante

El incendio se desató mientras Espinoza se encontraba de turno, por lo que tras recibir la alerta de fuego, acudió rápidamente junto a sus compañeros al lugar de los hechos, cuando se percató que su casa, donde había vivido más de 20 años, era una de las que estaba siendo devastadas por la agresividad de las llamas.

Uno de los reporteros gráficos que captaron las devastadoras imágenes del siniestro, fue Fidel Rudolffi, quien capturó el momento en que el voluntario se enteró que su hogar era uno de los afectados por el incendio.

“Su casa fue consumida por las llamas, mientras él combatía el fuego en otro sector del puerto, cumpliendo fielmente su compromiso con la institución y la comunidad. Ahora es nuestro turno de ir en su ayuda”.

-Fidel Rudolffi

Nuestra portada una foto de @fidelrudolffi Gracias por captar momentos que valoran nuestro trabajo. pic.twitter.com/YgORJDxLhu

— Historia de Bomberos (@HBomberos) January 3, 2017

Luego de que las llamas finalmente cesarán, Juan Carlos Espinoza expresó que “esto mismo te hace ver las cosas de otra manera, de otro punto de vista. Uno va al incendio sin saber con qué te vas a encontrar, y aquí llegué diciéndole a la gente que se calmara, pero después yo mismo me alteré cuando vi que estaba al lado de mi casa. En 15 minutos mi casa se consumió”.

“He trabajado toda la noche, y no voy a parar hasta que todo esto quede limpio y pare mi casa”.

¿Crees que existe un oficio más noble que el de un bombero, quien muchas veces no es remunerado y arriesga su vida para salvar la de otros?

La historia se viralizó rápidamente e hizo que fundaciones y organizaciones aplaudieran la acción de Juan Carlos, quien no dudó poner la vida de otros antes que la de él. Así fue como la Fundación Desafío Levantemos Chile contactó al voluntario de Bomberos para expresarle una de las noticias que borraron su acongojado rostro por un par de minutos y que hasta lo hizo romper en lágrimas: se comprometieron a a reconstruir la casa de Espinoza, en donde además residía la panadería de su padre, lo que significaba el sustento económico de la familia.

Para esto, la organización realizará eventos que irán en directo beneficio del bombero afectado, y de aquellos pequeños emprendedores que vieron frustrados sus sueños, luego de que el incendio arrasara con sus hogares y sus fuentes de trabajo.

¡Los milagros sí existen!