Ahí estás tú, diciendo “por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor” como un disco rayado para obtener lo que quieres, mientras otras personas guiñan un ojo y tienen el mundo a sus pies. ¿Qué tanto estás dispuesto a hacer para obtener lo que quieres? Si estás dispuesto a manipular a los demás, un especialista francés podría ayudarte a conseguir tus (horrendos) propósitos.

loading...

El señor Nicolás Gueguen hizo un experimento con dos tipos de frases y más de 640 personas, porque claro… a él no le importa usar a 640 personas para comprobar su teoría.

Gueguen le pidió a todos que donaran a una organización de ayuda para niños con problemas de salud, solo que a algunos les preguntó de una forma no manipuladora y a otros de una manera que sutilmente los cuestionaba.

La primera forma fue la siguiente:

“Probablemente estás interesado en organizaciones para niños con problemas de salud. Me pregunto si podrías ayudarnos haciendo una donación”.

El 25% donaron dinero a la fundación.

La segunda forma fue ésta:

“Probablemente estás interesado en organizaciones para niños con problemas de salud. Probablemente te rehusarás, pero me preguntaba si podrías ayudarnos haciendo una donación”.

El 39,1% donó dinero a la fundación.

La clave está en el “probablemente te rehusarás”, explica Gueguen en una nota de Bustle.

Otros trucos para este tipo de situaciones son el usar las palabras “tú” y “libre”, además de usar el nombre de la persona a la que te diriges.

loading...

Por supuesto que estos trucos no harán que te regalen un viaje a Las Bahamas (“Hola señor desconocido, probablemente te rehusarás, pero me preguntaba si me podías invitar con todo pagado de vacaciones”), pero podrían servirte en una entrevista de trabajo o en una negociación.

¿Qué opinas de este tipo de trucos?