Así es. Tenemos un nuevo órgano en nuestro cuerpo y, aunque Leonardo Da Vinci ya lo había descrito hace un tiempo, nadie lo había investigado a fondo ni mucho menos clasificado como el órgano que es. En vez de eso, era considerado una capa unida a los intestinos. Al menos hasta ahora.

El conocido como Mesenterio (“en medio de los intestinos”) se encuentra en nuestro sistema digestivo.

Hasta el 2012, se pensaba que era una serie de estructuras separadas que mantenían los intestinos unidos a la pared abdominal.

loading...

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrar la fuente

Un equipo de científicos de la Universidad de Limerick, en Irlanda, realizó una compleja investigación microscópica para confirmar que las estructuras están interconectadas y son parte de una sola estructura.

La mayor parte de la investigación se llevó a cabo en pacientes a los cuáles se les estaban realizando operaciones para remover gran parte o todo el colon. A pesar de que se empezó a enseñar desde 2012 a los estudiantes de medicina como un nuevo órgano, luego de 4 años de recopilación de material ha sido anunciado como tal en una publicación en The Lancet Gastroenterology & Hepatology.

loading...

Diagrama Anatómico del Mesenterio. J Calvin Coffey/D Peter O’Leary/Henry Vandyke Carter/Lancet

Además, también se ha añadido a uno de los libros médicos más reconocidos, Gray’s Anatomy.

“En el documento, que ha sido revisado y evaluado, decimos ahora que tenemos un órgano en nuestro cuerpo que no ha sido reconocido como tal a la fecha. Hemos establecido su anatomía y estructura. El siguiente paso es su función. Si entendemos eso podemos identificar un trabajo anormal de éste, lo que sería una enfermedad. Pon todo eso junto y tienes el campo de la ciencia mesentérica, la base para una rama totalmente nueva de la ciencia”.

Calvin Coffey, Pr0fesor de cirugía de la Universidad de Limerick y Autor Coordinador del estudio.

Vasos sanguíneos, linfáticos y nervios están presentes en el mesenterio e intestinos, por lo que se deduce tiene una función activa. Ahora los científicos seguirán investigando para poder identificar cuál es su rol primordial en nuestro cuerpo.

Sin duda alguna, aún nos queda mucho por descubrir.