Las familias ya no se conforman con capturar una fotografía con el bebé tomando leche materna por primera vez o esperando en la incubadora ser dada de alta por los médicos. La nueva tendencia que está siendo un éxito en Holanda y Bélgica es fotografiar el momento del parto.

Se ha convertido en una privilegiada oportunidad para documentar el momento exacto en que un nuevo ser llega al mundo.

La tendencia ha ido tan en alza, que un visionario grupo de fotógrafos ha levantado la mano para sumarse a la captura de partos, creando Geboortefotografen, una asociación que vela por los lineamientos que deben seguir tanto hospitales, como fotógrafos y mamás.

Between two worlds ❤️#birthphotography #birthphotographer #birth #baby #geboortefotografie #geboortefotograaf #bevalling #bevallen #baby

A photo posted by Geboortefotografen.com (@geboortefotografencom) on Dec 10, 2016 at 9:09am PST

La cofundadora de la asociación, Marijke Thoen, dice que el objetivo de la misma es el de establecer, mantener y respetar los lineamientos profesionales y éticos que fueron propuestos en conjunto para brindar alta calidad en cada una de las imágenes.

Wat een prachtig sereen plaatje #geboortefotografie #geboortefotograaf #badbevalling #birthphotography #birthphotographer

A photo posted by Geboortefotografen.com (@geboortefotografencom) on Nov 17, 2016 at 12:37am PST

Cuando una familia solicita los servicios, se evalúa el tipo de trabajo que busca y se le propone a determinados fotógrafos. Después de que ambas partes se reúnen, los padres deciden si será él quien fotografié el parto, o buscan una segunda opción.

El fotógrafo tiene un área limitada para trabajar mientras se encuentra en la sala de parto.

El precio lo determina cada fotógrafo, quienes forman bajo el nombre de la asociación pero determinan sus propios costos.

¿Opinas que en tu país triunfaría un fotógrafo de partos? ¿Lo contratarías?