Los buenos profesores disfrutan hacer clases. Les gusta entrar a un salón de clases con alumnos a los que pueda ayudar y enseñar. En la universidad, dependiendo de lo que estudies, algunas clases no tienen asistencia y parecen casi opcionales. Pero, ¿qué pasa con los profesores cuando los alumnos deciden no ir a clases? 

Adam Heath Avitable es un comediante de Florida que debía dar una clase en una universidad. Excepto por el detalle de que nadie llegó. 

Dejó un registro de todo lo que ocurrió en su cuenta de Twitter, y la verdad es que es triste y me hace desear no haber faltado a ninguna clase en la universidad.

Esto ocurrió ayer jueves 19 de enero

loading...

Media hora después, nadie llegaba

loading...

Y comenzó a dudar de sí mismo

Él solo quería hacer clases

loading...

A los 45 minutos aún no habían rastros de sus alumnos

loading...

Comenzó con las teorías

loading...

Y se aburrió de esperar

loading...

Hasta la naturaleza se burló de él

loading...

Más teorías

loading...

loading...

Miren, incluso había llevado dulces a sus estudiantes!

La desesperación comenzó a apoderarse de él

loading...

loading...

Hasta las luces lo ignoran

loading...

Un consejo a unos niños

loading...

loading...

Lo que hace el aburrimiento

loading...

Su jefe también lo ignora

loading...

Una luz de esperanza

loading...

loading...

Ya no soporta más

loading...

Y al fin alguien llega

loading...

loading...

loading...

Tanto fue el revuelo que causó en las redes sociales que escribió esto el viernes en la mañana.

loading...

No sé ustedes, pero ahora le tengo más respeto a mis profesores, quienes solo querían enseñarnos y que nosotros normalmente no lo valoramos.