Nina Tessel de 37 años y su esposo Adam esperaban felices la llegada de su hijo. Sin embargo, el día en el que las contracciones comenzaron las cosas no sucedieron como ellos esperaban y el trabajo de parto se dio con tanta fuerza y rapidez que terminó dando a luz en el piso de su casa a un bebé de seis kilos.

loading...

The West Australian

El saco amniótico se le rompió a eso de las 9 de la mañana por lo que la pareja ni siquiera tuvo tiempo de dirigirse al hospital que habían escogido con tanto cuidado para este importante momento.

Adam y la hermana de Nina, Sonya, llamaron a una ambulancia mientras que Nina se preparaba para dar a luz en casa:

“Sonya comenzó a hablar por teléfono con los paramédicos quienes le daban consejos mientras que Adam se encargaba del parto y me decía cuando empujar”.

Adam dijo que al principio la cabeza no salía bien pero Nina se cambió de posición y el parto siguió su curso:

“Ahí se puso a toser y supimos que estaba bien”.

La ambulancia llegó justo en ese momento y los llevaron de inmediato al hospital.

loading...

Google maps

El obstetra Michael Gannon le aseguró al Daily Mail que partos como estos pueden volverse muy riesgosos pero que gracias al buen manejo de la pareja todo había salido bien.

Su hijo pesó 5.95 kilos, casi seis, y midió 59 centímetros. ¡Un gran bebé con una gran historia para contar!