Casi todos los días Heather Hayes pasaba al refugio animal y veía a una tierna perra chihuahua que nadie adoptaba. La chihuahua estaba cansada, era senior, y Heather sabía que día a día su estado de salud empeoraba. Siempre estaba escondida bajo su cama, despertando la compasión de quienes pasaban cerca de ella.

loading...

Heather Hayes

En el refugio de la Asheville Humane Society en Carolina del Norte, Estados Unidos, los otros perros iban y venían. Llegaban, los adoptaban y se iba a una casa en que seguramente les darían amor.

Esa chihuahua se acercaba a sus últimos días y no encontraba familia.

Por eso cuando le dijeron que seguramente no viviría más de un día más, ella decidió llevarla a su hogar.

loading...

Heather Hayes

 

“El equipo del refugio se preguntó si ella era adoptable porque su salud era muy mala”.

-Heather Hayes-

Finalmente convenció a los encargados del refugio de que daría todo el amor y comodidad que pudiera a Heather en su último día y fue con ella a casa.

“Al menos se sentirá amada por 24 horas”, le dijo a su esposo cuando preguntó por la perrita de mal aspecto y lengua extraña en su hogar.

 

loading...

Heather Hayes

Pasó un día y Heather seguía a duras penas. Otro y se veía un poco mejor. Una semana y ella estaba siempre igual. Finalmente Heather se convenció de que la perrita tenía mucho más por vivir. 

Esperando poder cuidarla por varias semanas o meses más, junto a su esposo comenzaron a buscarle un nombre oficial. En el refugio le llamaban “la chica de Jersey”, así que quisieron algo similar y que comenzara con una J.

Pensaron en Josie, Jazzy… y entonces su esposo se acordó del rapero Jay-Z y dijo:

“¿Por qué no la llamamos Jay-Z?”.

Ella miró arriba inmediatamente. El nombre ya estaba aceptado por todos los miembros de la familia.

 

Heather Hayes

Aunque confunde a algunos -porque Jay-Z es un nombre masculino- el nombre de Jay-Z le queda perfecto y ella ha disfrutado de mucho más que unos meses.

Hace cuatro años que Jay-Z vive con Heather y su esposo. Incluso ha sido un incentivo para adoptar más amigos senior o con necesidades especiales.

 

loading...

Heather Hayes

“Jay-Z me enseñó a querer a los animales senior, que necesitan amor y comodidad en los últimos años de sus vidas. Al igual que las personas”.

-Heather, citada en The Dodo- 

La pareja no sabe cuál es la edad real de Jay-Z, aunque saben que es muuuuy mayor, y por lo mismo aceptan la idea de que algún día los dejará.

 

loading...

Heather Hayes

“Me enseñó a apreciar las cosas pequeñas, como tomar sol juntos o dormir hasta tarde una mañana de sábado, Nunca olvidaré su dulce rostro, sus aullidos al carro de bomberos, sus lamidas en mi brazo”.

-Heather Hayes-

loading...

Heather Hayes

Ambos creen que su historia de amor con Jay-Z puede ser un aliciente para que otras personas adopten esos perritos y animales que los demás descartan: aquellos adultos, mayores o con necesidades especiales.