¿Alguna vez te has preguntado cómo trababan a los enfermos mentales en el pasado, en los siglos XIX y XX? Lo primero que debemos aclarar es que las personas que padecían trastornos mentales eran vistas como verdaderos lunáticos, prácticamente no como personas personas, sino como criaturas potencialmente peligrosas para la sociedad y, por esto, se intentaba controlarlas de la “mejor” manera posible, sin importar lo terrible que fuera. ¿Has oído hablar de la Cuna de Utica? ¡Ven a echarle un vistazo!

Psiquiátricos del pasado: La horrible Cuna de Utica

Para evitar que los pacientes se hicieran daño a sí mismos y a los demás, se crearon infinidad de dispositivos que bien podrían ser sacados de la mente de un científico loco o de una película de terror, y que parecían más instrumentos de tortura que cualquier otra cosa.

loading...

Uno de estos dispositivos fue la Cuna de Utica. La “cuna” fue diseñada por el médico francés M.H. Aubanel en 1945, pero fue usada por primera vez en Utica, en el New York State Lunatic Asylum, una institución dirigida por el Dr. Amariah Brigham. De allí, su uso se extendió a otras ciudades de Estados Unidos, donde se trató con ella a los enfermos mentales, hasta que tras varios años de uso, final y afortunadamente, quedó relegada al pasado.

loading...

¿Por qué el nombre? Se supone que el sencillo diseño se parece a una cuna infantil, solo que es más grande porque es para adultos y tiene una tapa con barrotes (al igual que el resto de su estructura), que podía servirse para colgar el artefacto del techo y simular el movimiento de balanceo. ¿Relajante? Definitivamente, no.

La cuna sólo se podía abrir y cerrar desde afuera, es por eso que para quien estuviera adentro era una cárcel verdadera, una jaula. Además, el espacio era tan reducido que la persona no podía moverse prácticamente. ¿Creías que no podía empeorar? Para algunos  desafortunados, esta cuna se convirtió en una tumba.

La Cuna de Utica era considerada como uno de los instrumentos más eficaces y humanitarios para controlar a los enfermos, pues según decían los calmaba y permitía que se recuperaran por medio del descanso obligatorio. También evitaban que se cayeran de la cama… ¡Una maravilla para los doctores de la época!

loading...

Los pacientes debían yacer acostados y sin moverse durante muchas horas, en algunos casos, incluso días, lo que ya era tortura y podía traer consecuencias negativas para su condición. En muchos casos, incluso este tratamiento era totalmente innecesario, pues eran pacientes agresivos. ¿Entonces? Lo que hacía la Cuna de Utica era causarles un terrible agotamiento físico y mental, tras el cual quedaban quietos y “dóciles”. ¿¡Cómo no?!

No obstante, la horrible Cuna de Utica no era la única terapia para los enfermos; el electroshock, la trepanación (abrir huecos en el cráneo, para que “saliera la enfermedad”), la hidroterapia (consistía en someter a los enfermos a chorros de agua violentos hasta que se “calmaran”), extracción de órganos e inyecciones de insulina eran algunas otras prácticas comunes en los psiquiátricos en la antigüedad. Lugares de pesadilla, no cabe duda.

loading...

¿Qué opinas sobre la Cuna de Utica? ¿Conoces otros artefactos o tratamientos para las personas que sufrían trastornos mentales en el pasado? Sin duda, la deshumanización a la que se veían sometidos es simplemente espeluznante.

No te pierdas:  Las 7 torturas más crueles de la historia.

Imágenes: Kelly Garbato, Anne White, Stella Maris, Otis Historical Archives National Museum of Health and Medicine, Skylar Murphy.