Nos encantan las cosas curiosas, indagar en los orígenes de los objetos cotidianos, como los anteojos, los zapatos o los sujetadores femeninos, ya que conocerlos nos dan una idea de lo que el ser humano ha aprendido (o desaprendido, dependiendo de cómo se vea) a lo largo de la historia.

En lo que respecta a la salud y al cuidado personal, indudablemente hemos avanzado. Así lo atestiguan nuestros hábitos de limpieza y los productos que utilizamos para ello, como el jabón o el champú.

Pero, ¿cuánto de verdad hay en ello? En lo que respecta a los dientes, por ejemplo, ¿tenemos hoy en día mejores técnicas? ¿O las antiguas eran eficaces? Te invitamos a dar un vistazo por esos modos de cuidarnos antes los dientes.

Algunas técnicas curiosas de higiene bucal

El ser humano, desde la prehistoria, ha usado diversos métodos para limpiarse la boca y los dientes, tan necesarios para masticar los alimentos. Se han encontrado utensilios en diferentes excavaciones que respaldan el interés por tener una buena dentadura.

Así, los primeros registros que se tienen sobre la higiene dental datan aproximadamente del año 3000 a.C., aunque, sin duda, lo primero que se utilizó fue el dedo.

Las “varas para masticar” de los egipcios

En las tumbas egipcias se encontraron pequeñas ramas en forma de lápiz, con un extremo blando y fibroso con las que se limpiaban los dientes. Estaban  hechas de ramas de árboles y se machacaba uno de los extremos hasta ablandarlo, luego se moldeaba en forma de filamentos para aplicarlos en las encías. Tenían un parecido a los palillos de dientes, y los llamaban “palos o varas para masticar”.

Pero también Egipto es la cuna del primer odontólogo del que se tiene noticia, Hesi-Re, quien era el encargado de mantener la salud dental de los faraones; utilizaba una mezcla de uñas de buey, mirra, cáscara de huevo quemada, piedra pómez, sal, pimienta y agua como enjuague. Hay registros de que en algunos manuscritos se recomendaba agregar orina a esta mixtura, menta o flores machacadas. La orina se usaba como blanqueador, una costumbre ampliamente difundida en el mundo antiguo.

loading...

Algunos pueblos indígenas de África y Australia aún utilizan este dispositivo, en lugar del cepillo de dientes.

Los mondadientes especiales de las civilizaciones mesopotámica, asiria, babilónica y etrusca

Utilizaban una especie de mondadientes de oro específicamente elaborados para limpiarse los dientes, que llevaban encima, colgados del cuello a modo de collar.

loading...

Practicaban los enjuagues bucales, como los egipcios. Los historiadores antiguos han aludido siempre a la blancura de los dientes de todas estas culturas, lo que hace suponer que guardarían todas unos hábitos bastante sofisticados de limpieza dental.

El miswak o siwak del Oriente Medio y Asia

Este “artefacto”, que utilizan hasta el día de hoy, se hace a partir de una planta llamada arak, conocida con el curioso nombre de “árbol del cepillo dental”. ¿Cómo lo usaban? Es sencillo, masticaban una ramita de esta planta hasta deshilachar una de las puntas; de esta planta se obtenía flúor, y con la punta deshilachada limpiaban los dientes y las encías.

loading...

Hoy en día se sigue utilizando, e incluso se consiguen en tiendas especializadas. Los expertos dicen que resulta mucho mejor que el cepillo de dientes convencional, ya que las fibras con que se limpian los dientes son paralelas al mango y no perpendiculares, lo que facilita enormemente la limpieza dental.

Mujer en Varanasi, India, vendiendo el tradicional "neem" que, entre otras cosas, sirve para limpiarse los dientes

Mujer en Varanasi, India, vendiendo el tradicional “neem” que, entre otras cosas, sirve para limpiarse los dientes. Es similar al miswak

Si te decides por el miswak, no necesitarás utilizar más dentífricos, sólo enjuagarte la boca tres veces y remojar tu miswak bajo agua corriente para que esté blando cuando lo uses.

Los romanos

Utilizaban el dentiscalpium, un artefacto alargado y con la punta ligeramente en forma de gancho. Era hecho de madera, hueso o metal, usualmente oro o plata. Seguía estando más cerca del mondadientes que del actual cepillo. Y utilizaban la orina para blanquear los dientes, como lo acotamos en otro artículo.

Los chinos

Precisamente ellos inventaron el cepillo de dientes, tal y como lo conocemos: un mango –de madera, de hueso– con cerdas de animal atadas a un extremo. Al principio usaban cerdas de puercos, y hay registros de que también usaban de caballo.

loading...

Curioso objeto: el cepillo de dientes de Napoleón Bonaparte, con mango de plata. Fechado cerca de 1795

Se cree que lo inventaron en el siglo XV, y los comerciantes ingleses lo introdujeron en el mundo occidental a partir del siglo XVII.

América precolombina

Es conocida la práctica diaria del baño entre los aztecas, y los baños de vapor (temazcalli) que se ofrecían al dios Huitzilopochtl. A pesar de ello, no se tienen datos precisos de que tuviesen una higiene dental más allá de los enjuagues.

Si bien los mayas y los incas utilizaban jabones y perfumes, tampoco sus hábitos de higiene pasaban de darse masajes con los dedos y enjuagarse la boca.

Curioso porque los mayas ya practicaban incrustaciones dentarias en el 600 d.C., y los incas, si bien tenían una ciencia médica notablemente sofisticada (aunque muy ligada a la magia), no creían que la caries o la gingivitis se produjeran por la suciedad dental, no asociaban una cosa con la otra.

Más bien relacionaban estas enfermedades dentales con reír o abrir la boca frente a un arcoíris. ¡Curiosísimo!

¿Te ha parecido interesante el artículo? ¿Cuál de las técnicas aquí descritas te parece mejor? Y si quieres saber cómo se sacaban los dientes antes, lee entonces el artículo sobre los barberos, cirujanos y sacamuelas.

Imágenes: PapJeff, Science Museum London, Terry Feuerborn, Jaime Pérez, Iqbal Osman, Curious Expeditions