Dicen que los ojos grises tienen el color del mar en invierno, del plúmbeo atardecer en los países norteños. Que es la mirada de las personas soñadoras que miran el mundo con un halo de sutil recogimiento, melancolía y enorme curiosidad.

La poesía dice mucho de los ojos grises, no obstante, se sabe que no son muy comunes. Si es tu caso, si tu mirada deslumbra con este matiz especial, habrá instantes en que muchos te digan que son azules y no grises. Otros, en cambio, te dirán que en efecto, que tu mirada tiene la tonalidad de las piedras relucientes de los ríos, o de esas canicas mágicas con las que muchos jugábamos de niños.

Ahora bien…¿Qué determina el que tengamos los ojos grises? ¿Se deben sólo al peso de la genética? Hoy en Supercurioso te lo enseñamos.

¿Son los ojos grises un matiz del tono azul?

Empezaremos diciéndote que, efectivamente, la tonalidad azul y la gris son muy similares desde el punto de vista genético. Aunque los diferencian matices muy especiales.

A la hora de hablar de color de ojos, sabemos bastante de la tonalidad marrón, de la verde, de la azul…pero ¿qué pasa con los ojos grises? El que nuestro rostro quede enmarcado por esta paleta de color en los ojos viene en realidad determinado por dos factores: la cantidad de melanina y la cantidad de proteínas que tengamos en el estroma corneal.

loading...

Veámoslo con más detalle para entenderlo mejor:

  • Como ya sabes, el iris es la parte coloreada del ojo. Un dato de interés es que esta parte está formada por dos zonas, una delantera y otra trasera. En el centro, se encuentra el estroma.
  • Unos ojos de color marrón vienen determinados por una gran cantidad de melanina en la parte delantera del iris, lo cual hace, por ejemplo, que acoja directamente el impacto de la luz.
  • En los ojos azules, en cambio, la luz entra por esa primera capa exterior del iris e intenta reflexionar en la melanina de la parte posterior de esta capa, sin embargo, no llega a hacerlo. ¿Por qué razón? Porque se queda en la parte central, en el estroma, formado por colágeno, y donde impacta la luz para dar paso a esta coloración azulada similar a la del cielo. Es lo que se conoce como dispersión de Rayleigh.
  • Ahora bien, con los ojos grises se da algo muy curioso. Es como si la luz del sol intentara pasar por una atmósfera “nublada”. Con los ojos azules no hay problema, al impactar directamente con el colágeno del estroma da paso a dicha tonalidad, pero si tus ojos son grises “hay algo que altera” esta ecuación.
  • En este caso se juntan dos aspectos: las proteínas en la parte del estroma y una fínísima capa de melanina en la parte exterior del iris. Son dos elementos que provocan que la reflexión del azul quede oscurecida, que no sea “tan pura”, porque hay una capa externa que a modo de “nubes” enturbian ese reflejo dando paso al color gris.

loading...

Algunos genetistas explican que la diferencia entre ojos azules y ojos grises es como un regulador en un interruptor de la luz. Un poco de melanina en la parte frontal del ojo te dará esa tonalidad soñadora y gris. No obstante, nunca está de más recordar que en todos estos rasgos, el peso de la genética es básico, puesto que una mirada azul vendrá determinada por el gen OCA2. 

Si somos portadores de este gen, después será la magia de las proteínas las que dirán si nuestros ojos van a ser azules o grises, dependiendo de cuánta melanina se distribuya en nuestro iris.

loading...

Misterios asombrosos que nos hacen únicos, ¿no lo crees así? No dudes en decirnos de qué color son tus ojos, recordándote también nuestro artículo sobre los 5 colores de ojos más increíbles.

Imagen: Look Into My Eyes, GooseGoddessS