El drama de las familias en la que uno de sus miembros ha desaparecido es la incertidumbre. Pasan los días, las semanas, los meses y los años y, a pesar de tener la íntima certeza de que esa persona ha fallecido, aún queda un atisbo de esperanza. Eso va matando a las personas por dentro, el no saber que ha ocurrido con el ser querido. Se espera y se desespera, en una espiral inacabable que merma las fuerzas hasta la extenuación. ¿Dónde estará?, ¿qué le habrá ocurrido?, ¿estará viva?

Hace poco, en Supercurioso, os hablamos de Peggy Harrys, la mujer que durante 60 años esperó a su marido desaparecido en la Segunda Guerra Mundial. En el caso que nos ocupa, también la familia pudo descansar al fin. El cadáver del abuelo, tras 9 años desaparecido, fue hallado por un vecino. El drama añadido: visitando Google Maps, con atención, lo hubieran sabido antes.

La historia de una desparición

El 11 de octubre de 2006, Davie Lee Niles, vecino de Bryon Towship (Michigan) salió a tomar una copa con un amigo. Cogió su coche, acudió a la cita y salió del bar. Nunca más se le volvió a ver. Davie tenía un cáncer y sufría depresiones por este motivo. La familia se preguntaba si esto tendría algo que ver con la desaparición, ¿habría tenido un accidente?, ¿quizá había decidido terminar con su vida? Tardaron 9 largos años en hallarlo.

El descubrimiento

Se aproximaban las fechas navideñas y un vecino de la zona decidió adornar con luces un árbol. Al encaramarse para hacerlo, dirigió su mirada al lago cercano a su casa, desde una perspectiva diferente de la habitual. Y vio algo extraño en el fondo. Alarmado, decidió avisar a la policía.

Cuando sacaron el bulto extraño divisado en el estanque, resultó ser el coche de Niles. Los restos del hombre, de 72 años cuando desapareció, permanecían aun en el asiento del conductor. La familia, no ha podido saber exactamente que es lo qué ocurrió -accidente o suicidio-, pero descansan tranquilos al haberlo encontrado por fin.

Google Maps

Lo curioso de este caso, según se supo gracias al canal de televisión local WOOD TV8, es que si a alguien se le hubiera ocurrido mirar en Google Maps, lo hubieran encontrado enseguida. A simple vista era imposible ver el coche sumergido en el lago, pero en la imagen que ofrecía Google se veía perfectamente la silueta de un coche en el estanque.

Si te interesa las cosas curiosas puedes ver con google, te encantará leer 5 lugares de pesadilla con Google Street View y 5 descubrimientos sorprendentes de Google Earth.

Imagen: Richard Smith, Robert S. Donovan, craig willfor