¡Hola Supercurioso! Antes de leer el artículo nos gustaría que conocieras una nueva forma de descubrir nuestro curioso mundo, ¡a través de Youtube! Tenemos un canal del que nos encantaría que formaras parte. ¡Puedes suscribirte y conocerlo aquí –> YouTube Supercurioso!

La Luna, nuestro satélite más preciado. El mismo que ha despertado tanta fascinación y ha inspirado a los más grandes artistas, tanto en la literatura como en la pintura o incluso en el cine. ¿Quién no ha disfrutado de una noche bajo la luna llena siendo invadido por su tranquilidad? Cada noche nos viene a visitar para decorar nuestro cielo e inundarnos de una sensación de serenidad. Si te atrae tanto como a nosotros, aquí te desvelamos 14 curiosidades de la Luna que quizás desconocías.

14 curiosidades de la Luna que quizás desconocías

El origen de la Luna: la teoría del gran impacto

La primera de nuestras curiosidades de la Luna radica en el debate sobre su formación. La teoría más aceptada sugiere que su origen fue resultado del choque entre un cuerpo planetario del tamaño de Marte llamado Theia (en la mitología griega, nombre de la madre de Selene, diosa lunar) y la misma Tierra. Tras la colisión, aproximadamente 4.500 millones de años atrás, poco después del nacimiento tanto del Sol como del sistema solar, los residuos que salieron disparados entraron en órbita alrededor de la Tierra. Esta nube se fue enfriando con el paso del tiempo y se condensó finalmente formando la Luna. Gracias a ello se estabilizó el eje de rotación de la Tierra y se reguló también nuestro clima.

Agua en las profundidades de la Luna

La procedencia de ese agua ha sido una cuestión que ha generado una gran polémica. Siguiendo la teoría del gran impacto, se afirma que la mayor parte del agua procede de los asteroides que durante la evolución temprana del satélite se estrellaron contra este. Después del choque entre el planeta Theia y la Tierra, la Luna se encontraba rodeada por un enorme océano de magma contra el que chocaron diversos asteroides llamados condritas carbonáceas. Su contenido quedó atrapado en el interior gracias a la cubierta térmica. Tampoco se descarta que parte del agua provenga de la proto-Tierra, siendo arrancada en el momento en que se formó la Luna.

Curiosidades de la luna 3

La Luna alberga las cenizas de un astrónomo

Eugene Shoeamaker fue un prestigioso astrónomo que contribuyó activamente en la exploración espacial y la arqueología. También fue un hombre que tenía un sueño: el de pisar la Luna. Sin embargo, no superó las pruebas médicas necesarias para formar parte de un equipo de astronautas. Es por ello que, tras sufrir un accidente de tráfico mortal en 1997, la NASA le rindió un homenaje enviando sus cenizas a la Luna. Para ello se sirvieron de la sonda lunar Prospector, que se estrellaría en el cráter que el mismo Eugene descubrió en su juventud.

La Luna se aleja constantemente

Otra de las curiosidades de la Luna es que su rotación disminuye a razón de 1.5 milisegundos cada siglo. Dicho así no parece nada, pero supone un alejamiento respecto a la Tierra de 3.8 centímetros cada año. Para que te hagas una idea, en el momento de la formación de la Luna, esta se encontraba a 22.530 kilómetros de la Tierra y los días duraban aproximadamente unas cinco horas. En la actualidad ya se sitúa a más de 450.000 kilómetros. Según los expertos, la principal consecuencia de este alejamiento serán unos días con mayor duración, y estos podrían llegar a durar lo que ahora entendemos por un mes.

loading...

La Luna, ¿el próximo contenedor?

De todas las curiosidades de la Luna, esta es sin duda la más vergonzosa, pues muestra la tendencia humana a dejar un rastro de basura allá por donde pasa. En 2012, la NASA anunció que dos naves del tamaño de una lavadora y no tripuladas se estrellaron en la Luna a causa de la falta de combustible. Desde entonces, estas naves han permanecido allí y no parece que nadie vaya a hacer nada al respecto.

¡No sin traje espacial!

¿Te has preguntado por qué esos trajes enormes propios de los astronautas son indispensables para pisar la Luna? Pues bien, te contamos que de lo contrario la sangre herviría rápidamente, aunque lo mismo ocurriría con cualquier fluido corporal, como el líquido ocular, los ácidos estomacales o la saliva. Esto se explica porque la presión lunar es equivalente a cero. Por tanto, cualquier líquido que presente una presión interna superior, está condenado a hervir instantáneamente.

En la Luna pesas sólo una sexta parte

Sí, sí. Tal como te lo contamos. Esto es debido a que la gravedad de la Luna es seis veces menor a la terrestre. Por eso, pongamos que si aquí pesaras 70 kg, allí pesarías 11,6 kg; una sexta parte de tu peso actual en la Tierra. A modo de curiosidad, en Saturno o en Neptuno, ocurriría lo contrario. En Júpiter, incluso, ¡tu peso llegaría a triplicarse!

Es más fácil que llegues a la Luna que a la profundidad oceánica

Llegar a la Luna es algo que claramente no está al alcance de todo el mundo. Te sorprenderás, sin embargo, si te contamos que existen otras zonas de nuestro mismo planeta que presentan una dificultad más extrema para visitarlas. Se estima que a la Luna han llegado un total de 12 hombres (pese al cuestionamiento del primer viaje a la Luna). Mientras tanto, al fondo del océano sólo han podido acceder tres hombres; Don Walsh y Jacques Piccard en 1959 y, finalmente, el conocido productor, director y guionista James Cameron en 2012.

Una lástima que estas hazañas no hayan tenido la misma repercusión mediática que aquellas relacionadas con la Luna, teniendo en cuenta la enorme presión que debe soportarse en la profundidad del mar (un sello de correos tendría que soportar unos 800 kg de presión a 11.000 metros de profundidad).

loading...

En la Luna no existe el viento ni el sonido

A causa de la ligereza de la atmósfera lunar, resultan imposibles tanto el movimiento del viento como la propagación del sonido. Este es uno de los principales motivos por los cuales se puso en duda la llegada del hombre a la Luna en 1969, pues en el vídeo se veía la bandera estadounidense hondeándose, cuando científicamente es imposible.

La superficie lunar es menor que la asiática

Desde la Tierra percibimos la Luna como un astro inmenso, y lo es: su superficie suma un total de 38 millones de kilómetros cuadrados, triplicando la superficie de Europa. Sin embargo, y como todo, es cuestión de perspectiva: no parece tan inmensa a comparación, por ejemplo, con el continente asiático, pues éste ocupa una proporción mayor que la Luna, en concreto, 44 millones de kilómetros cuadrados. Eso sí, la superficie lunar triplica la europea.

¿De dónde provienen las extrañas luces de la Luna?

Estas luces son denominadas como Fenómenos Transitorios Lunares (Transient Lunar Phenomena o TLP) y son luces que de forma ocasional pueden observarse en el interior de algunos cráteres o en las cimas de las cordilleras montañosas como sombras. A día de hoy su origen sigue siendo un misterio. Se ha valorado que puedan tratarse de reflejos de los rayos del Sol o ser resultado de la caída de algunos meteoritos.

Es imposible silbar en la Luna

Este hecho fue descubierto por Daniel Barry, el astronauta estadounidense que en uno de sus paseos por la Luna en 1999 se le ocurrió silbar, comprobando que era algo imposible. La explicación la encontramos en que el interior del traje no alberga el suficiente aire como para que este pueda vibrar en nuestra boca, provocando el sonido propio del silbido.

Las mareas, resultado de la actividad lunar

Las mareas en los océanos terrestres son causadas principalmente por la actividad lunar. La gravedad de la Luna atrae el agua de los océanos que están más próximos y se produce en ellos un efecto de abombamiento que nosotros percibimos como marea baja. Mientras tanto, en el lado opuesto de la Tierra, ocurre lo contrario; los océanos se ahuecan produciendo la marea alta.

Es por este motivo que las mareas no tienen lugar siempre a la misma hora, sino que su manifestación varía en función de las fases lunares, al igual que ocurre con la altura de la marea, que depende del lugar en el que se encuentre respecto a la Luna: en el momento de la Luna llena, las mareas están más altas, ya que el Sol y la Luna suman sus fuerzas de gravitación hacia la misma dirección.

loading...

Siempre observamos el mismo lado de la Luna

La última de nuestras curiosidades de la Luna es que siempre vemos la misma cara de nuestro satélite porque este tarda lo mismo en rotar una vez sobre sí mismo que en dar una vuelta alrededor de la Tierra; entre 27 y 28 días. Esto tiene como resultado que la Luna siempre apunte hacia nosotros con la misma parte. Así, desde la Tierra solo podemos observar un total del 59% de la superficie lunar. El resto (que supone aproximadamente unos 15,6 millones de kilómetros cuadrados), permanece siempre ocultos a nuestros ojos.

Si te ha gustado este tema, seguro que te gustará el libro Lunáticos: Qué fue de los hombres que pisaron la luna. En este libro se recopilan las historias de todos aquellos astronautas que han llegado a pisar la luna y nos muestra a qué se dedican ahora. Te sorprenderá saber cómo algunos se han dado al alcohol, uno pinta siempre el mismo cuadro, otros militan en religiones extrañas y un sin fin de historias curiosas que nos hacen pensar, que algo se quedó en la luna y no volvió jamás con ellos.

Y hasta aquí nuestra recopilación de curiosidades de la Luna para que la conozcas en profundidad. Cuéntanos, ¿hay algún dato que te haya sorprendido en especial? ¿Te gustaría visitarla o tienes alguna idea sobre qué uso deberíamos darle en un futuro? Escribe tu opinión, ¡nos encanta que la compartas con nosotros!