En Supercurioso nos apasionan las historias de mujeres extraordinarias, que han roto paradigmas en las épocas que les ha tocado vivir y cuyo legado aún pervive entre nosotros. Tal es el caso de Fátima Al-Fihri, que fundó la primera universidad del mundo con su biblioteca.

Te invitamos a darle un vistazo a esta interesante y supercuriosa mujer árabe del siglo IX.

Fátima Al-Fihri, la mujer que fundó una biblioteca y una universidad en el siglo IX

No hay registros de su nacimiento, pero sí de su muerte, que ocurrió en 880. Fátima fue la hija de un importante hombre de negocios, que decidió mudarse de Túnez a Marruecos con toda su familia.

Fátima Al-Fihri tiene varios méritos, entre ellos haber tenido una gran visión de futuro y no amedrentarse por los prejuicios reinantes. Viuda, huérfana y doliente de hermanos varones fallecidos, heredó una inmensa fortuna, pues tanto su padre como su marido fueron personas muy ricas.

Así, decidió utilizar aquella ingente cantidad de dinero e invertirla en algo duradero. Duradero y significativo. Nada mejor que fundar una universidad, una biblioteca y una mezquita (pues también era musulmana), y que las tres instituciones funcionaran en el mismo lugar.

loading...

Vista actual del conjunto

Junto con su hermana Mariam, se dedicó a hacer realidad aquel sueño, y en primer lugar construyeron una madraza –ya sabes, las escuelas islámicas asociadas a las mezquitas– que ayudara a la formación de los jóvenes de Fez; y en 859 fundó la que aún hoy es considerada la primera universidad del mundo que sigue operativa, la universidad de Qarawiyyinn.

loading...

Patio interior de la universidad

Pero además, no contenta con esto, fundó también la biblioteca, creando de esta manera un centro de conocimiento nada deleznable. Aquel complejo de estudios tuvo una gran importancia no sólo para Marruecos, sino para Oriente Medio, el Mediterráneo y Occidente en general.

Su reputación de excelencia llamó la atención de muchos pensadores de la época, y uno en particular tuvo una repercusión insospechada en el mundo entero; hablamos de Gilberto de Auvernia, conocido también como el papa Silvestre II. Este papa se formó en la universidad de Qarawiyyinn y de ella obtuvo grandes conocimientos, que introduciría luego en Europa: conocemos los números arábigos y el concepto del cero gracias a él, que aprendió en la universidad de Fátima.

loading...

Este centro de estudios se convirtió en toda una referencia de la enseñanza superior, adonde llegaban estudiantes de todo el mundo a enriquecer no sólo su propio intelecto sino el de la sociedad en general, como el célebre Maimónides.

Tan grande llegó a ser esta obra de Fátima Al-Fihri que le dieron el hermoso apodo de Oum al Banine, que quiere decir “madre de los chicos”. Hoy en día la universidad y la mezquita siguen funcionando, y la biblioteca, en restauración desde 2012 (por una arquitecta marroquí-canadiense, Aziza Chaouni), conserva más de 4.000 libros, casi todos con una antigüedad de 1.200 años, y las preciosas residencias estudiantiles, todavía alrededor de la universidad, son objeto de igual restauración y cuidado por el gobierno de Marruecos.

loading...

Hermoso y gran legado para la posteridad. Te recomendamos otros artículos de mujeres tan importantes como Fátima Al-Fihri, como Hypatia de Alejandría, Hildegarda de Bingen, Trótula de Salerno, Agnódice, la primera ginecóloga de la historia o Ada Lovelace.

Imágenes: Christopher Rose, Kirsty Hall, Commons Wikimedia