Pompeya fue una de las grandes ciudades de la Antigüedad. Ubicada en la región italiana de Campania, Pompeya era una ciudad de verano en la que buscar descanso, relax y placer. Un lugar en el que sus habitantes hacían gran parte de su vida diaria en la calle, había numerosas diversiones y juegos y en la que tenían cabida la adoración a dioses de distintas religiones y culturas.

loading...

Pompeya era una ciudad bulliciosa con una tranquila vida cotidiana y la convivencia de gentes de distintos estratos sociales y diversas procedencias

Una ciudad bulliciosa en la que podía encontrarse no sólo familias acaudaladas, sino gentes de toda clase, condición y oficios y que vio toda su grandeza desaparecer entre los días 24 y 25 de agosto del año 79.

¿Quieres ver qué hay bajo los moldes de las momias de Pompeya?

El día 24, el Vesubio comenzó a arrojar cenizas de manera continuada sobre Pompeya y la ciudad próxima de Herculano. La ceniza y los gases fueron cubriendo todos los edifcios y asfixiando a todo ser vivo. El día 25, el cono del volcán colapsó y una avalancha de lava avanzó sobre la ciudad. Las víctimas quedaron enterradas en una especie de cáscara de ceniza endurecida y porosa que permitió que los tejidos blandos se pudrieran, quedando los esqueletos preservados en el interior. Se estima que esos días fallecieron unas 5000 personas en las ciudades de Pompeya y Herculano, aunque otros cálculos elevan el número de víctimas a una cifra situada entre las 10.000 y las 25.000 personas.

Una cuidada y difícil tarea de investigación

Los arqueólogos ha recuperado unos 1.150 cuerpos, estimando en 2.000 el total de fallecidos en Pompeya. Desde mediados del siglo XIX se procedió a rellenar con yeso los moldes en ceniza de los cuerpos que se iban desenterrando de cara a una mejor conservación para su estudio. La fragilidad de los huesos conlleva que las tareas de relleno con yeso sean lentas, Asimismo, los intentos de rellenar los moldes con otros materiales, como resinas, han resultado infructuosos por encarecerse bastante el proceso.

loading...

Vista panorámica de la ciudad de Pompeya

Muchos de estos restos conservados son absolutamente sobrecogedores al mostrarnos los gestos de miedo, lamento o súplica los dioses con los que los pompeyanos quedaron “congelados” en el tiempo: como el de una chica que se tapa la boca con el pliegue de su túnica o los perros retorciéndose por el dolor. Estos moldes de yeso han sido objeto de investigación a lo largo del verano de 2014.

loading...

La ceniza arrojada por el volcán preservó los restos de los fallecidos en Pompeya

Tras pasar casi 2000 años conservados por las cenizas del volcán, las víctimas de la erupción volcánica del Vesubio vuelven a la vida gracias a las nuevas tecnologías. Tras pasar todo el pasado año 2014 restaurando y escaneando los cuerpos de 86 de los fallecidos en aquel fatídico día del año 79 de nuestra era, los arqueólogos han dado a conocer los primeros resultados de sus investigaciones. Para ello han tenido que romper con sumo cuidado las cápsulas plásticas en las que estaban envueltos los cuerpos y proceder a efectuar tomografías axiales computerizadas con el objetivo de conseguir imágenes 3D de los restos y poder observar qué se ocultaba bajo las capas de ceniza. Un método que ya ha sido utilizado para el estudio de las momias egipcias.

Los descubrimientos más sorprendentes y reveladores

Una de los descubrimientos más sorprendentes ha sido el excelente estado y cuidado de la dentadura de los romanos de aquella época. Algo que los investigadores relacionan con la baja ingesta de azúcares y una dieta alta en fibra. Una alimentación mucho más sana y adecuada para la salud bucodental que la que actualmente se mantiene en países occidentales.

Los escáneres también han puesto de relieve cómo muchas de las víctimas de Pompeya sufrieron numerosas y graves heridas ocasionadas por la caída de escombros de sus casas al derruirse por el efecto del terremoto que acompañó la erupción del Vesubio.

Algunos de los casos han sido especialmente dramáticos, como el caso de un niño pequeño, de unos 4 años de edad, que fue encontrado junto a quiénes se tienen por sus padres, así como junto a un niño más pequeño que parece estar dormido en el regazo de su madre.

bajo-las-momias-de-pompeya

El escáner ha dejado ver el gesto de terror del pequeño, con los labios apretados como si estuviese en shock.

Si te ha gustado este artículo y quieres saber más, te recomendamos leer 11 curiosidades sobre la vida en Pompeya.

Imágenes: Lancevortex, Coomans, J. (Joseph), 1816-1890 (artist); L. Prang & Co. (publisher) – Flickr: A Family Scene in Pompeii, Norbert Nagel, Joseph Wright of Derby