“¡Hola! ¿Está respondiendo desde el desierto de Mojave?” Esa cabina de teléfono en el desierto de Mojave está a unas 15 millas de cualquier lugar. ¿Qué hace en medio de la nada?

La misteriosa historia de la cabina situada en mitad de la nada

Sí, es verdad. Había una vez un teléfono público que estaba situado en medio del desierto, en medio de la nada literal, sin ninguna razón en particular. Descansó allí durante casi 40 años solitarios hasta que el Servicio Nacional de Parques, en su infinita sabiduría, finalmente, la arrancó.

Sin embargo, esta cabina telefónica disfrutó de periodos de tiempo en los que se sentía como el árbol de Navidad del Rockefeller Centre. Fue punto de reunión de grupos de campistas que llegaban de cerca y de lejos. (760) 733-9969, ese era su número. A ocho millas de la carretera pavimentada más cercana, en la intersección de dos caminos de tierra llenos de baches, que gozaron de gran popularidad cuando alguien, o muchos alguien, acamparon allí.

loading...

En los años 60, un teléfono magneto manivela se estableció en este lugar oscuro para proporcionar servicio de telefonía a los mineros locales y otras personas que habitaban en la zona. Un hombre descubrió el icono de teléfono en el mapa del desierto de Mojave, decidió visitarlo, y el resto es, como se suele decir, historia. Varios sitios web se hicieron eco de la cabina telefónica, y los peregrinos vinieron de todo el mundo para responder a las llamadas entrantes. Una película independiente se hizo en 2000, en torno a la “Mojave Phone Booth”.

En 1999, un escritor de Los Angeles Times llamado John Glionna informó de que había conocido a un hombre en la cabina de teléfono más solitaria del mundo que afirmaba que el Espíritu Santo lo había dirigido para que estuviera presente para responder al teléfono. Había pasado treinta y dos días allí y respondido a más de 500 llamadas telefónicas.

Pacific Bell, por desgracia, quitó el teléfono en mayo del 2000, a petición del Servicio de Parques Nacionales. La petición del gobierno era que se eliminase el teléfono para reducir el impacto ambiental de los tantos visitantes ocasionales, pero la presión de los locales descontentos con el aumento del tráfico pudo haber contribuido a su fallecimiento desafortunado.

Por lo tanto, ya no es posible hacer una llamada telefónica desde la intersección de la nada y en ninguna parte. ¿Pero quién se acuerda lo que era una cabina telefónica, de todos modos?

Si te ha gustado este tema, no te puedes perder nuestro artículo sobre Bell Rock, el curioso faro en medio del mar

Imagen: Geoff Stearns y Josh Kellogg vía Flickr