¡Hola Supercurioso! Antes de leer el artículo nos gustaría que conocieras una nueva forma de descubrir nuestro curioso mundo, ¡a través de Youtube! Tenemos un canal del que nos gustaría mucho que formaras parte. ¡Puedes suscribirte y conocerlo aquí –> YouTube Supercurioso!

Confiamos en la honradez de los productores de alimentos y consumimos aquello que nos ofrecen sin averiguar más. La mayoría de ellos merecen nuestra total confianza, pero a lo largo de la historia se han dado casos en los que por interés económico, por negligencia o simplemente por descuido, muchísimas personas han sido envenenadas e incluso han fallecido. Es importante ser exigente y que no vuelvan a producirse casos como estas 5 contaminaciones alimentarias con resultados catastróficos.

5 contaminaciones alimentarias con resultados catastróficos

Inglaterra 1900-1901 Cerveza contaminada

El caso de Inglaterra entre 1900 y 1901 es uno de los primeros que se investigó y en que se descubrió la causa del envenenamiento: la cerveza. Afectó a más de 100 establecimientos del norte de Inglaterra causando más de 6.000 intoxicaciones y 71 muertes. La causa fue que se mezcló arsénico con el ácido sulfúrico que se utiliza para obtener azúcar de la caña y con el que se elabora la cerveza. Sus síntomas eran: dolores de estómago, pigmentación en la piel, lesiones hepáticas o neuritis periférica entre otros.

Japón 1956 – Enfermedad Minamata

Se llama enfermedad Minamata ya que fue en esta ciudad donde empezó el brote y en la que se dieron más casos. No solo resultaron afectadas las personas, sino que mascotas y pájaros también presentaron síntomas: descoordinación de movimientos, deterioro de los sentidos, una gran debilidad y en los peores casos parálisis, llegando hasta la muerte. Este caso empezó en 1956, pero no fue hasta 1968 que el gobierno japonés explicó la causa del envenenamiento.

loading...

El causante fue el mercurio vertido al mar por una empresa petroquímica, llamada Chisso, que contaminó el pescado y el marisco que luego comieron los afectados. Actualmente todavía se está indemnizando a personas con secuelas por este caso. Fueron 111 las víctimas mortales y más de 2.200 los afectados.

Irak 1971 – Grano de maíz contaminado

La ignorancia causó esta grave contaminación alimentaria. Desde EE.UU. se envió grano a Irak para que sirviera de semilla. Éste había sido tratado con un fungicida a base de mercurio y no era apto para el consumo.

loading...

Los iraquíes se comieron el maíz ya que no entendían el inglés y no supieron qué ponía en las etiquetas. Murieron 650 personas y enfermaron muchísimas más. Los síntomas eran muy parecidos a la enfermedad de Minamata: ceguera, ataxia (descoordinación muscular), parestesia (insensibilidad en la piel) etc.

España 1981 – Aceite de colza

En la primavera de 1981 estalló en España el drama de esta contaminación alimentaria. Fue conocido como el “síndrome tóxico” y afectó a más de 20.000 personas y mató aproximadamente a 1.100. El aceite de colza desnaturalizado, utilizado en la industria, fue vendido a la población como aceite de oliva a precio muy económico. La gente lo compraba a vendedores ambulantes sin saber que no era apto para el consumo humano. La sentencia del caso recoge que los industriales lo desviaron hacia la población conscientemente y que lo hicieron por afán de lucro.

China 2008 – Leche para bebés

En este caso se vieron implicadas más de 20 empresas chinas que producían leche para bebés. Para que pareciera que contenía más proteínas añadieron melamina, una sustancia que se utiliza para producir conglomerados, pero que por su composición falseaba los resultados de los análisis proteicos de la leche.

loading...

Afectó a 300.000 niños, 54.000 fueron hospitalizados con problemas renales y 6 murieron. El gobierno chino fue implacable con los culpables, incluyendo dos ejecuciones entre las sentencias condenatorias.

Todos estos casos de contaminaciones alimentarias y otros más que se han dado a lo largo de la historia nos ponen en alerta sobre la importancia de la alimentación en nuestra salud. Si te interesan estos temas, quizá quieras saber más sobre los alimentos transgénicos que comes con frecuencia.

Imágen: Marc van der Chijs