¡Hola Supercurioso! Antes de leer el artículo nos gustaría que conocieras una nueva forma de descubrir nuestro curioso mundo, ¡a través de Youtube! Tenemos un canal del que nos gustaría que formaras parte ¡Puedes suscribirte y conocerlo aquí –> YouTube Supercurioso!

Dicen que lo poco agrada y lo mucho enfada. Eso es cierto, incluso en este caso. En 1986, la organización sin ánimo de lucro de United Way of Cleveland llevó a cabo una recaudación de fondos con el intento de superar el récord mundial de la mayor cantidad de globos lanzados a la vez.

El aire se llenó de globos: ¡tan bello como peligroso!

El evento se llevó a cabo en la plaza pública de Cleveland, donde cientos de voluntarios trabajaron sin descanso, hinchando 1,5 millones de globos, y reuniéndolos bajo una red.

loading...

Cuando los globos fueron puestos en libertad, se creó una vista como ninguna otra, llenando el cielo con nubes de color y plástico. Durante un espacio de tiempo, fue una increíble estampa, digna de recordar. El fotógrafo Thom Sheridan capturó el evento surrealista, y las imágenes son increíbles, y crean realmente una expresión de asombro (y horror de película de “infestación urbana”). Por desgracia, el bello evento dio un giro fatal cuando una tormenta envió los globos de nuevo a la ciudad.

Atrapados por las nubes de tormenta, los globos pronto cubrieron toda la ciudad, paralizando los servicios de rescate en helicóptero en el proceso. En ese momento, dos personas se ahogaron después de que su barco naufragase, ¡no por los globos, claro!, pero lo cierto es que los 1,5 millones de globos se convirtieron en un “campo de asteroides” que bloquearon la vista de los pilotos de los helicópteros de rescate. Cuando eran capaces de levantar el vuelo, no conseguían llegar a su destino porque los globos lo cubrían todo, impidiendo la visibilidad y obstaculizando la movilidad del vehículo.

loading...

Todo el evento se suponía que formaba parte de la recaudación de fondos para la caridad, pero terminó costando a la ciudad millones, y supuso un dolor de cabeza para los equipos de limpieza, que duró varias semanas. El aeropuerto incluso tuvo que cerrar una pista de aterrizaje durante, también, casi un mes para limpiar los millones de globos esparcidos. El Balloonfest, sin duda, logró romper el récord mundial, pero a un precio muy alto.

Mientras que la visión de 1,5 millones de globos levantándose en el cielo debió ser un espectáculo increíble para la vista, el resultado estuvo lejos de lo que habían previsto. Dos muertes, millones de dólares en demandas, y un impacto ambiental devastador. Esto sirve como una demostración de cómo responde la realidad cuando es escenario de cuentos de hadas: sus consecuencias podrían llegar a ser devastadoras y mortales.

Si te ha gustado este tema, no te puedes perder nuestro artículo sobre El festival de colores de Nueva Delhi.

Imagen: Thom Sheridan