En todas las profesiones hay miembros que no se comportan con honestidad y profesionalidad. En el caso de la medicina, además de otros perjuicios, pueden causar graves secuelas e incluso la muerte de sus pacientes. Vamos a conocer las historias de 4 espeluznantes médicos infernales, dos de ellos, auténticos asesinos en serie.

4 espeluznantes médicos infernales

1. Herman Webster Mudgett, que utilizó también el alias de HH Holmes, nació en New Hampshire (EE.UU) en 1861. Se pagó la carrera de medicina a base de contratar seguros de vida y luego presentar los cadáveres a los que tenía acceso en la facultad de medicina como los titulares de las pólizas, fallecidos. Naturalmente, él era el beneficiario. En 1886, se trasladó a Chicago donde se hizo construir una mansión de tres plantas llena de trampas pasillos secretos, puertas que sólo se abrían desde fuera etc. Se cree que contrató a varias empresas diferentes para que nadie intuyera la magnitud de lo que planeaba.

4 espeluznantes médicos infernales

Incluía un sótano lleno de instrumentos de tortura donde asesinó, de manera cruel, a la mayoría de sus víctimas. Cuando fue detenido reconoció haber asesinado a 27 personas pero la policía estimaba que fueron por lo menos 200. Lo ahorcaron el 7 de mayo de 1896.

2. Mladen Antolic, el doctor Antolic ejerció la medicina en el estado de Florida (EE.UU.) hasta 2010. Era especialista en rehabilitación de lesiones. Aprovechando el hecho de que muchos de sus pacientes presentaban fuertes dolores, el doctor los hacía adictos a una serie de medicamentos que luego él mismo les vendía a cambio de dinero y sexo si eran mujeres.

loading...

También organizaba orgías en su casa para acabar de enganchar a esas personas. Fue detenido y condenado a 176 años de prisión, aunque por un acuerdo posterior con el fiscal la condena quedó en diez años.

3. Dr. Farid Fata, de origen libanés que ejercía como hematólogo en EE.UU. fue detenido en 2013 y condenado a 45 años de cárcel por estafa. Hacía falsos diagnósticos de cáncer o aumentaba la gravedad de casos leves para poder aplicar quimioterapia y cobrar de Medicare o de las mutuas privadas cantidades astronómicas de dinero.

loading...

Se cree que llegó a facturar 34 millones de dólares con esta práctica.

4. Joseph Michael Swango, médico y asesino en serie nacido en 1954 en Tacoma (EE.UU.). En el año 2000 fue condenado a tres cadenas perpetuas por sus asesinatos. Envenenaba tanto a pacientes como a compañeros de trabajo. Joseph siempre había sido un buen estudiante e incluso al acabar sus estudios sirvió en el cuerpo de marines. Cuando se licenció del ejército completó sus estudios de medicina. Las señales de alarma saltaron cuando estaba como interno en el Ohio State University Medical Center. Las enfermeras notaron que personas ingresadas se agravaban o morían en los turnos del Dr. Swango. No les hicieron caso.

loading...

En su siguiente trabajo envenenó, aunque sin causarles la muerte, a varios compañeros y fue condenado a cinco años de cárcel. Al salir cambió de nombre y falsificó la documentación para poder ejercer de nuevo y seguir matando. Como el F.B.I. le seguía los pasos abandonó EE.UU. y estuvo trabando en varios países de África donde al parecer siguió con sus prácticas asesinas. Fue extraditado a EE.UU, y cumple condena en Colorado.

Si te ha interesado este artículo sobre médicos infernales, quizá quieras conocer la historia de Linda Hazzard, curandera y asesina en serie.

Imágenes: SourceAlex F