Seguramente te ha pasado con frecuencia que tras una larga jornada de cumplir con obligaciones, la vida la diaria, estudios o trabajo, sientes que tu mente queda como un barco a la deriva, y si hay alguna tarea pendiente que atender, no sabes por dónde empezar. A este colapso se le conoce como agotamiento mental.

Por suerte, existen algunas técnicas rápidas y eficaces para que te sobrepongas a esta reacción natural de un cuerpo que pide a gritos un descanso express. Después de ponerlas en práctica podrás finalizar el día sin sentir que te vuelves un zombie en el intento.

5 maneras de enfrentarte al Agotamiento Mental

1. Aprovecha pequeños momentos libres para descansar tu mente

Por más ajetreado que sea tu día, hay oportunidades que puedes aprovechar -aunque sean durante breves segundos- para luchar contra el agotamiento mental.

loading...

Para ayudarte con esto, ¿recuerdas aquellos instantes en los que, a pesar de lo ocupado que estás, tomas tu teléfono móvil para enviar algún mensaje o te actualizas con las redes sociales?, pues son precisamente esas oportunidades las que debes tomar en cuenta, pero en lugar de tomar tu móvil, te proponemos “apagar” tu mente mientras te concentras únicamente en cómo fluye tu respiración, inhalando y exhalando despacio. Observa qué hay a tu alrededor y despeja tu cabeza admirando lo agradable.

Así puedes hallar paz en tu mente y descanso entre tanta carga laboral.

2. Reduce el exceso de luz y ruidos perturbadores, del ambiente o de aparatos tecnológicos

Cuando sientas que tu mente está a punto del colapso, busca una habitación oscura y silenciosa para vaciar tus pensamientos. Una vez que lo pongas en práctica, notarás lo relajante que es.

Las sobrecargas sensoriales no hacen ningún bien a una mente cansada, así que si tienes la televisión encendida y no la estás mirando, es mejor apagarla. Si el brillo de tu celular es casi cegador, considera bajarle el nivel de luz, para reducir los estímulos que produce.

loading...

Si vas en el metro y el ruido es perturbador, toma tus audífonos y escucha música relajante. Considera los sonidos de la naturaleza como la mejor lista de reproducción que puedes tener en momentos de estrés mental. Si no vives cerca de un parque o del mar o estás sin posibilidades de salir a disfrutar de estas relajantes armonías, puedes descargar un CD de relajación que contenga el sonar de la lluvia, las aves y el bramar de las olas. ¡Lo apreciarás!

3. No importa cuán caótico sea el día, nunca temas relajarte

En tiempos en los que percibes que la lista de tareas, en lugar de reducirse, va en aumento, no sientas culpa si decides poner en breve pausa lo que estás haciendo para relajarte un poco con cualquier otra actividad que te haga sentir mejor.

loading...

Si comerte una barrita de chocolate te produce satisfacción, si compartir o mirar publicaciones en Facebook te entretiene más que nada, si hablar por teléfono te ayuda a liberar estrés, ¡entonces hazlo! Te darás cuenta que luego retomarás tus tareas con mayor entusiasmo y menos agotamiento.

4. Trázate metas realistas

Los recursos tecnológicos con los que contamos en el mundo moderno nos facilitan enormemente que podamos hacer cuantas tareas sean posibles, así las metas no sean del todo realistas.

loading...

Sin embargo, sincerarnos con nosotros mismos reconociendo cuándo nos estamos exigiendo de más, nos ayudará a sentirnos cómodos con lo que hacemos y trabajaremos con mayor eficiencia.

5. Organízate y orquesta un plan de acción

La planificación puede ser un gran aliado a la hora de disminuir el agotamiento mental. Cuando confeccionas un cronograma de actividades que vas ejecutando por orden de prioridad y tiempo de entrega, sabes exactamente qué es lo que debes hacer y cómo lo realizarás.

De esta manera, sentir control sobre la situación te proporcionará sensación de alivio, ahorrarás tiempo y evitarás estresarte porque ya no realizarás mil tareas a la vez.

Siguiendo estos consejos te será más sencillo lidiar con las labores del día a día, además de evitar y disminuir el agotamiento mental que tanto nos agobia cuando hay tanto por hacer en tan poco tiempo. En caso de que sea posible, no estaría mal cerrar los ojos por unos minutos. Te recomendamos leer estas 6 Razones científicas por las que dormir la siesta es beneficioso para tu mente y cuerpo.

Imagen: (Portada) Ben Raynal