El tiempo pasa inexorablemente por todas las especies animales, incluyendo la nuestra por supuesto. De hecho, nuestra sociedad está obsesionada con hallar el secreto de la eterna juventud, secreto que al parecer tienen las hormigas ‘pheidole dentata’, quienes no muestran los signos evidentes del envejecimiento, tanto a nivel físico como mental.

¿Podrían ser estas hormigas la clave para la eterna juventud?

Un grupo de científicos de la Universidad de Boston, liderados por Ysabel Giraldo, realizaron una serie de experimentos con la finalidad de aprender más sobre las hormigas ‘pheidole dentata’. El resultado fue sencillamente sorprendente, a estas hormigas no parece afectarles el tiempo. El rendimiento tanto a nivel físico como cerebral era prácticamente el mismo tanto en las más jóvenes como en las más viejas.

loading...

Para poder llegar a esta conclusión, los científicos dividieron a las hormigas en 4 grupos de acuerdo a su expectativa de vida (140 días). El primer grupo estaba conformado por hormigas que tenían entre 20 y 22 días, el segundo entre 45 y 47 días, el tercero de 95 a 97 y el cuarto de 120 a 122 días. De esta forma pudieron estudiar minuciosamente el comportamiento de cada uno de los grupos con la finalidad de compararlos en cuanto a desempeño se refiere.

Una vez que las hormigas fueron separadas en grupos, los científicos procedieron a colocarles diversas tareas. En un principio se esperaba que las hormigas más viejas tuvieran mayor dificultad para llevar las mismas a cabo; sin embargo, se demostró que las hormigas del tercer grupo podían desempeñar sus funciones igual o a veces hasta mejor que las jóvenes. Las hormigas viejas fueron capaces de responder bien a los estímulos de luz, a rastrear olores y a defender y atacar con gran ferocidad a sus enemigos.

loading...

Los científicos también analizaron los cerebros de las hormigas que conformaban cada uno de los grupos. Sorprendentemente, descubrieron que el paso del tiempo parecía no afectar a la densidad de las conexiones sinápticas de la ‘pheidole dentata’. Tampoco se manifestó ninguna reducción en los niveles de dopamina y serotonina, ésta última está relacionada con la aparición del Alzheimer.

Los expertos creen que el hecho de vivir en una comunidad altamente organizada y compleja es uno de los factores claves para que estas hormigas no presenten los rasgos más comunes del envejecimiento que afectan a la mayoría de las especies animales. Sin duda alguna, se trata de un estudio con resultados asombrosos que puede abrir la puerta a nuevos avances para la salud y longevidad del ser humano.

Si te gustó este artículo, no puedes dejar de leer: ¡Cuidado! ¡Hormigas bulldog!

Imágenes: Macroscopic SolutionsSancho McCann, Jan Placek, Ingrid Taylar