Dicen los ingleses que una manzana al día te evita tener que visitar al médico, o lo qué es lo mismo: “An apple a day keeps the doctor away”. Sin duda la manzana es una fruta muy saludable cargada de nutrientes beneficiosos para nuestro organismo, entonces ¿como pueden ser las semillas de manzana venenosas?

¿Son las semillas de manzana venenosas?

Las semillas de manzana son tóxicas debido a que la parte blanca de su interior contiene pequeñas cantidades de cianuro. El cianuro es un veneno que impide a las células respirar y por lo tanto produce su asfixia. Las manzanas no son la única fruta que contiene veneno en sus semillas, por ejemplo, las semillas de la pera, el melocotón o los albaricoques también contienen cianuro.

De todos modos no debemos asustarnos. Si comemos una o dos semillas de manzana por error no nos va a pasar nada. En cantidades normales resulta imposible envenenarse y su toxicidad sólo podría notarse si comiéramos 50 o más de estas semillas de manzana venenosas. Aunque los datos no han sido contrastados, diversas fuentes apuntan que para que una persona muera por el envenenamiento de estas semillas, necesitaría comerse unas 1500.

loading...

Otro punto importante a tener en cuenta es que las semillas de manzana (u otra fruta) normalmente no pueden ser digeridas por nuestro organismo. Es por ello que si nos tragamos una entera, saldrá de nuestro cuerpo casi intacta. Esto quiere decir que a no ser que las mastiquemos, el cianuro no entrará en contacto con nuestro cuerpo.

Envenenamiento por cianuro a lo largo de la historia

A lo largo de la historia el cianuro ha sido utilizado en numerosas ocasiones para envenenamientos humanos. Uno de los más conocidos es el envenenamiento de Grigori Rasputín, el influyente místico ruso al que le sirvieron pasteles y vinos con grandes cantidades de esta sustancia. Lo curioso, es que el cianuro no pareció hacer efecto en Rasputín y finalmente, su envenenador, tuvo que dispararle tres veces y darle un fuerte golpe en la sien.

Otro caso conocido es el de Eva Braun, la mujer de Hitler. El dictador Alemán, ante el miedo de ser apresado por las tropas soviéticas cuando entraron en Berlin en 1945, suministró cápsulas de cianuro a sus secretarias y a su mujer. Mientras que Hitler se suicidó con un disparo, su mujer murió a causa del envenenamiento de esta sustancia.

Esperamos que te haya gustado este artículo. Y ahora ya lo sabes, si te comes 1500 manzanas en un día, ¡Qué sean sin pepitas!

Imagen: Len Matthewsblikss