¡Hola Supercurioso! Antes de leer el artículo, queremos recordarte con muchísima ilusión que tenemos un nuevo canal de Youtube que nos encantaría que visitaras y del que nos gustaría que formaras parte suscribiéndote, ¡puedes hacer clic aquí ->  YouTube Supercurioso!

Estamos seguros de que a lo largo de  tu vida, te has visto obligado a mantener más de una discusión. No es algo negativo, las personas necesitamos en ocasiones aclarar posturas, defender ideas e incluso mantener nuestros propios espacios personales de opinión y pensamiento.

Hacerlo de forma asertiva nos lleva casi siempre a obtener buenos resultados e incluso a un consenso. No obstante, todo dependerá sin duda de la persona que tengamos delante, y de si nosotros mismos disponemos de unas buenas estrategias internas de gestión emocional, y por su puesto, asertividad.

Porque, dinos… ¿no te ha pasado alguna vez eso de querer defender tu posición mientras tu voz titubea cargada de rabia? ¿Te sentías incapaz de exponer con claridad tus argumentos por esa alta carga emocional? Todos hemos vivido esta situación. Por ello, te invitamos a conocer esta sencillas técnicas para afrontar tu próxima discusión de una manera más hábil.

¿Nos acompañas?

Claves que definen a las personas asertivas

Antes de ofrecerte una sencillas técnicas de discusión asertiva, veamos en primer lugar a qué nos referimos con actuar “asertivamente”. Estamos seguros de que ya aplicas en tu día a día varias de estas dimensiones:

loading...

  • Sabes decir no cuando percibes que alguien sobrepasa tu limite personal. Defiendes tus necesidades, tus valores, tu posición y no te dejas “manipular”.
  • Ser asertivo supone saber defender tu posición, pero a su vez, hacerlo sin ofender a quienes tenemos delante. Ello se lleva a cabo gracias a una buena autoestima, a una buena seguridad en ti mismo donde no necesitas “hacer daño”, para defenderte o simplemente, argumentar.
  • Eres hábil a la hora de argumentar y eres capaz de exponer tus ideas con detalle y calma. Esto lo consigues con una adecuada gestión emocional, con calma y equilibrio interno.
  • Sabes criticar a quien tienes delante pero no de una forma dañina, sino constructiva y práctica. No hace falta insultar para decir algo de la persona que tienes delante.
  • No tienes miedo de hablar de tus sentimientos, de tus emociones. Sabes exponer y defender tus necesidades.

Estrategias asertivas a la hora de discutir

Veamos a hora la siguientes técnicas con ejemplos muy sencillos que seguro te serán de utilidad. Señalarte que son sin duda situaciones muy elementales a un problema común, pero que de algún modo, nos puede orientar.

Lo más importante como siempre, es actuar con convicción, controlando emociones, respetando a la persona que tenemos delante y mostrándonos con una calma envolvente. La tranquilidad y la compostura, confiere también autoridad.

Técnica para disuadir la atención de nuestro interlocutor: banco de niebla

La finalidad básica para desviar la atención de nuestro interlocutor es enfocar el tema “a grandes rasgos”, sin particularizar, sin individualizar.

INTERLOCUTOR: -Es que tú nunca me haces caso cuando te digo algo

TÚ: -Esa sensación la tiene mucha gente sin tener que ser cierta.

INTERLOCUTOR: -Claro que es cierto

TÚ: -No te lo niego, pero es una visión en la que suele caer mucha gente, y que solo sirve para hacerse daño unos a otros. Las personas a veces son muy complicadas y la convivencia siempre tiene estos detalles.

loading...

Técnica del acuerdo asertivo

INTERLOCUTOR:  -Es que tú nunca me haces caso cuando te digo algo

TÚ: -Bien, es posible que a veces no te haga el caso que mereces, no te lo puedo negar. Pero es algo que no hago de forma voluntaria, y desde luego no deseo que se te quede esa sensación. Te entiendo.

Técnica de la pregunta asertiva

INTERLOCUTOR: -Es que tú nunca me haces caso cuando te digo algo

TÚ: -¿Y qué crees que podría hacer para que esto no pasara? ¿Qué responsabilidad tienes tú, y qué responsabilidad tengo yo en esto? Arguméntamelo.

Técnica del aplazamiento

Esta técnica es útil cuando nos dicen o nos preguntan algo para lo cual, no tenemos respuesta. Antes de titubear o quedar bloqueado, merece la pena hacer lo siguiente:

INTERLOCUTOR: -Es que tú nunca me haces caso cuando te digo algo

TÚ: -Otra vez me dices lo mismo. No es la primera vez, lo sé y lo entiendo. Comprendo tu postura. Sé que es algo importante pero no es el momento ni el lugar. Lo hablaremos con detenimiento en otro instante.

loading...

Técnica para ignorar de forma asertiva

En ocasiones, la discusión llega a un punto en que no merece la pena seguir porque sabemos que no van a haber acuerdos. Solo conseguiremos elevar la tensión.

INTERLOCUTOR: -Es que tú nunca me haces caso cuando te digo algo

TÚ:  -Noto que estás de mal humor, y cuando las emociones están muy elevadas no es útil mantener este tipo de conversaciones. Seguro que habrá un instante en que los dos nos encontremos más relajados para hablarlo.

Y ahora dinos… ¿Eres bueno discutiendo? ¿O quizá eres de los que pierde los nervios? Si es así no te pierdas tampoco nuestro artículo para afrontar el estrés.

Imagen: Kathleen Tyler ConklinGwenael Piaser