Antes de pasar al artículo nos gustaría recordarte que hemos lanzado un canal en YouTube y que nos alegraría mucho que te suscribieras para ver nuestros vídeos, ¡puedes hacer clic aquí–> YouTube Supercurioso!

El neurocientífico Emery Brown está estudiando la forma en cómo se ha suministrado la anestesia durante los últimos años. En base a estos estudios podría redefinir el concepto de la anestesia, descubre de qué se trata.

Monitorizar el cerebro

Cada día millones de personas se someten a diversas cirugías para mejorar algún aspecto de su salud. Durante la intervención, los médicos supervisan minuciosamente al paciente, específicamente su temperatura, ritmo cardíaco, presión arterial, respiración y demás. Lo curioso es que nadie supervisa el cerebro, que vendría siendo el órgano que se ve más afectado por los efectos de la droga.

Es por esa razón que el neurocientífico Emery Brown del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), se propuso descubrir qué sucede en el cerebro de un paciente mientras se encuentra bajo los efectos de la anestesia.

loading...

En cada operación en la cual el doctor funge como anestesista, monitoriza el cerebro del paciente a través de un electroencefalograma (EEG) y un programa creado por el propio doctor Brown y su equipo. De esta forma pueden determinar el efecto exacto de la anestesia y reducir la dosis a lo mínimo necesario, el resultado es que el paciente despierta más fácilmente y los efectos secundarios más comunes de la anestesia se reducen considerablemente.

Menos anestesia para operar

Después de todos los pacientes operados y monitorizados por el doctor Brown, la conclusión más importante es que en la mayoría de los casos se suministra entre un 50% y 75% menos anestesia que la que se utilizaría comúnmente. En este sentido, el doctor Brown explica:

“Nunca me atrevería a hacerlo sin monitorización porque la cantidad de droga que necesitan es tan pequeña que temería que el paciente despertara (…) Pero con el EEG, puedo estar seguro de que la cantidad es apropiada

Estos estudios resultan muy interesantes y es que al utilizar menos anestesia también se reducen algunos riesgos asociados a la misma, especialmente en pacientes con un mayor grado de complicaciones, como por ejemplo, las personas mayores.

loading...

A través de este descubrimiento, Brown señala que es imprescindible reinventarse la forma en que se está suministrando la anestesia. Con la monitorización adecuada se puede hacer uso de la anestesia de forma mucho más moderada y con ello reducir drásticamente las complicaciones y efectos secundarios asociadas a la misma.

¿Consideras adecuado reinventar la forma de suministrar la anestesia durante las intervenciones?

Imagen: Andres Rueda, Army Medicine, RA Torsten Kellotat