Epitafios. Frases impresas en una lápida, versos originales que resumen nuestra vida y que simbolizan aquello que fuimos. Las personas a las que amamos y el modo en que vivimos. No hace mucho, en Supercurioso te hablamos del extraño caso de Lilly E. Gray y su epitafio espeluznante, “víctima de la bestia 666”.  Pero hoy no queremos plantarte ningún misterio. Hoy sólo queremos arrancarte una sonrisa, asombrarte.

Porque al fin y al cabo la muerte es esa puerta que todos cruzaremos. Lo importante, es llegar a ella con las espaldas bien llenas de experiencias, de satisfacción y felicidad por una larga vida bien aprovechada. Dejar un epitafio será una elección propia, ahí donde grabar en piedra unas palabras originales tal y como hicieron todos estos personajes.

Descúbrelas con nosotros, seguro que son de tu agrado…

loading...

Epitafios de personajes famosos

1. “Aquí yace Molière, el rey de los actores. En estos momentos hace de muerto y de verdad que lo hace bien”. Epitafio de Molière.

2. “The End”. Epitafio de Buster Keaton.

3. “Si no viví más, fue por que no me dio tiempo”. Epitafio del Marqués de Sade.

4. “Cerca de este lugar reposan los restos de un ser que poseyó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad, y todas las virtudes del hombre sin sus vicios. Este elogio, que constituiría una absurda lisonja si estuviera escrito sobre cenizas humanas, no es más que un justo tributo a la memoria de Boatswain”. Este epitafio lo eligió Lord Byron para su perro “Boatswain”, del que ya te hablamos en una ocasión en Supercurioso.

loading...

5. “Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga”. Epitafio de Johann Sebastian Bach.

6. “No es que yo fuera superior, es que los demás eran inferiores”. Epitafio de Orson Welles.

7. “Si queréis los mayores elogios, moríos”. Enrique Jardiel Poncela. Y vale la pena cumplir la recomendación que una vez nos sugirió: NO sigas la luz al final del túnel, aprende de mi ejemplo”

8. “Soy escritor, pero nadie es perfecto”. Epitafio de Billy Wilder.

9. “Disculpe que no me levante” Groucho Marx. Aquí tenemos que hacer una aclaración. Sin lugar a dudas, este es uno de los epitafios más famosos, pero en realidad, no hay ninguna frase en la tumba de Groucho Marx en el Eden Memorial Park de San Fernando, Los Angeles. Ninguna. Sólo está su nombre, las fechas de su nacimiento y muerte (1890-1977) y una estrella de David. Este epitafio lo pensó para sí mismo, al igual que se inventó otro para su suegra: “Hip, Hip, Hurra”.

10.  “Estoy listo para encontrarme con mi creador. Si mi creador está listo para encontrarse conmigo es otra cosa”. Epitafio de Winston Churchill.

11. “Eso es todo, amigos” , Mel Blanc el actor que le prestaba su voz a Bugs Bunny.

12. “Estoy aquí, en el último escalón de mi vida.” Marlene Dietrich.

13. “Feo, fuerte y formal”  John Wayne.

14. Aquí yace el cuerpo de Jonathan Swift, deán de esta catedral, en un lugar en que la ardiente indignación no puede ya lacerar su corazón. Ve, viajero, e intenta imitar a un hombre que fue un irreductible defensor de la libertad”.

15 “Estuve borracho muchos años, después me morí”. Francis Scott Fitzgerald

Terminamos con uno de los epitafios más curiosos de la historia. El que William Shakespeare pensó para sí mismo y que, de algún modo, se alza como un elegante desafío que esperemos nadie se atreva a cumplir. Su tumba está en la iglesia de la Santísima Trinidad de Stratford, y tiene el siguiente epitafio:

Buen amigo, por Jesús, abstente
de cavar el polvo aquí encerrado.
Bendito sea el hombre que respete estas piedras
y maldito el que remueva mis huesos.

Y ahora dinos ¿Qué epitafio elegirías para ti, cuando dentro de 100 años y después de una vida plena debas pensar ya en esa lápida? Si te ha gustado este artículo, descubre también los cementerios más bonitos del mundo.

loading...