Si tienes un Husky Siberiano en casa, sabrás sin duda lo especiales que son. Tienen carácter y unos rasgos propios que los diferencian del resto de los perros.

Hay quien dice de ellos que “tienen algo de lobos”, aúllan desde bien pequeños y son tremendamente fuertes y orgullosos. Mayestáticos casi. Nos encandilan con sus miradas, con esos ojos de belleza increíble donde oscilan entre el azul más puro, hasta el marrón más expresivo.

Hoy en Supercurioso te hablamos del Husky Siberiano, invitándote como siempre a que nos dejes tus comentarios para enriquecernos entre todos.

Husky Siberiano, los perros de trabajo del noreste de Siberia

¿Perros de trabajo? En efecto, no tenemos más que ver la gran fuerza y resistencia que suelen tener estos nobles animales. Por ello, antes de adoptar un animal de esta raza y características, debes tener en cuenta el espacio y el tiempo del que dispones. Un piso de pequeñas dimensiones, por ejemplo, es poco más que una pequeña cárcel para ellos, y para cualquier otra raza habituada a la actividad, o al aire libre.

El Husky necesita el aire del campo, o calles que recorrer a tu lado, mundos que explorar, actividad y por qué no decirlo… “ser útil”. No decimos con ello que debamos en absoluto montarnos en un trineo y dejar que nuestro perro nos arrastre. En absoluto. Se trata solo de saber que cada animal tiene unas necesidades.

loading...

Se dice de ellos que fueron criados originalmente por el pueblo de los Chukotka, en Siberia, donde eran parte esencial de la comunidad a la hora de acompañar a los nativos a cazar ciervos, de tirar de los trineos, de hacer compañía en el día a día, y además, servir de “cálidos” acompañantes en las camas de los niños para que éstos, no pasaran frío. Adorable ¿verdad?

Poco a poco el Husky Siberiano fue extendiéndose de Siberia a Canadá y, posteriormente, al continente americano a raíz de la fiebre del oro a principios del siglo XX. Su fuerza y habilidad era muy útil para el trabajo diario, para arrastrar cargas, trineos y para servir de fiel amigo en esas horas de gran soledad en medio del frío. Porque al Husky, le encanta el frío, la nieve y correr por esos espacios abiertos donde hunden sus nobles raíces, que quizá, comparten con los lobos.

loading...

Veamos ahora las características generales del Husky:

  • Su peso puede oscilar entre los 15 y los 30 kilos. Las hembras siempre pesan un poco menos. Son grandes, de hecho su altura va entre los 50 y los 60 centímetros.
  • Tiene muchos comportamientos que nos recuerdan a los lobos, ese ancestro común que tan visible está en el Husky. Sin embargo, algo en lo que todos coinciden es que son perros muy familiares. Son nobles por naturaleza y se llevan especialmente bien con los más pequeños.
  • Son perros inteligentes, y agradecen mucho que cada día los entrenes en cosas nuevas. A nuevos estímulos, mayor felicidad para el animal.
  • El Husky no es agresivo, y es importante saber que no suelen ser buenos perros guardianes. Si alguien los elige para proteger sus casas y que los avisen de posibles intrusos, debe saber que el Husky rara vez llega a morder, y antes que ladrar, aullará.
  • El Husky no puede vivir en soledad. Es algo lamentable adoptar un animal de estas características (al igual que cualquier otro) y dejarlo sólo en una parcela. Este perro es muy familiar, necesita un equipo, una manada, alguien al que proteger y un líder al que seguir.
  • Se adaptan muy bien a la vida en el hogar, no obstante, el único inconveniente del que se pueden quejar los vecinos son por sus aullidos.
  • Algo habitual en el Husky es la heterocromía, es decir, presentar un ojo de cada color. Además, otro dato a tener en cuenta, es que según la “Canine Eye Registry Foundation” este tipo de raza suelen padecer de forma más frecuente problemas de cataratas… Así que…¡No dejes de atender su vista!

loading...

Y ahora dinos, ¿tienes uno o más Huskies en casa? Háblanos de ellos y recuerda con nosotros el artículo sobre los lobos negros.