Mucho se ha dicho sobre los grandes beneficios que tiene la meditación para el ser humano y ahora la ciencia confirma los maravillosos efectos que tiene esta práctica para el cerebro.

La meditación a través de la ciencia

La neurocientífica Sara Lazar, quien labora en el hospital de Massachusetts y en la Escuela de Medicina de Harvard, era un poco incrédula con respecto a los famosos beneficios de la meditación, hasta que un día los probó por sí misma y decidió darle un carácter científico a esta práctica.

loading...

Un día Lazar sufrió una lesión mientras participaba en un maratón de corredores en Boston, por tal razón su doctor le recomendó practicar yoga, lo cual la ayudaría a mejorar la flexibilidad de sus articulaciones y a prevenir futuras lesiones. Cuando Sara acudió a su primera clase escuchó atentamente a su instructor quien hablaba sobre los numerosos beneficios que tenía el yoga no solamente para el cuerpo, sino también para la mente y el espíritu.

Pese a las reservas iniciales, Sara se fue sintiendo cada vez más a gusto y fue notando que efectivamente estaba mucho más calmada, reaccionaba más tranquila ante situaciones estresantes y notaba más compasión en su vida diaria.

Un estudio científico

Después de estas experiencias, Sara decidió darle un carácter científico a esta práctica y demostrar bajo unas bases sólidas los múltiples beneficios de la meditación. Para poder llevar a cabo este estudio científico, la neurocientífica examinó la materia gris de dos grupos de personas.

loading...

El primero estaba integrado por un grupo de hombres y mujeres que habían practicado la meditación durante varios años y el segundo se trataba de un grupo de personas que nunca habían practicado la meditación u otro ejercicio parecido.

Los resultados fueron sorprendentes, los integrantes del primer grupo tenían más materia gris que el segundo, especialmente en el córtex frontal, el cual está asociado a la memoria y toma de decisiones, así como también el córtex sensorial, el cual está asociado a todos nuestros sentidos. Otra conclusión importante es que la materia gris de las personas de 50 años que meditaban equivalía a la materia gris de un joven de 25 años completamente sano.

La doctora explica que si bien no debe verse a esta práctica como el remedio de todos nuestros males, sí es importante ponerla en práctica así como otros hábitos saludables, tales como: hacer deporte y comer sano.

Con este estudio se ha demostrado que la meditación sí tiene efectos positivos sobre el cerebro humano, además de fortalecerlo y mantenerlo más sano, nos ayuda a controlar el estrés y otros sentimientos difíciles de manejar en nuestro día a día.

¿Has practicado la meditación? Cuéntanos tu experiencia.

Imagen: Ricardo Barradas, Alan English CPA, Take Back Your Health Conference