El brote del virus ébola en África Occidental no sólo ha puesto de manifiesto la falta de compromiso político con la salud pública, sino que ha incentiva el iniciado conversaciones sobre la seguridad sanitaria mundial. Un grupo de profesionales de la salud global líder ha dado su opinión sobre el impacto que podrían tener esta epidemia a nivel mundial en una serie de ensayos publicados en The Lancet.

Impacto de una crisis de la seguridad sanitaria mundial

Estos ensayos muestran diferentes perspectivas de exploración en el modo que puede tratarse un brote de ébola, y hablan sobre cómo la epidemia podría aumentar el compromiso político para mejorar la seguridad de la salud, entre otras cuestión.

David L. Heymann, profesor de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Reino Unido, y autor principal de la revisión, describe la seguridad sanitaria como  algo orientado “esencialmente a la protección frente a las amenazas para la salud.” Afirma que, a lo largo de la historia, el enfoque de amenazas como la epidemia del ébola ha sido centrarse en la detección rápida de brotes y la respuesta rápida. Este enfoque, según el profesor Heymann, ha sido como se ha entendido la seguridad sanitaria durante siglos.

“Pero la crisis también ha puesto de relieve un segundo aspecto igualmente importante, pero menos apreciado,de la seguridad sanitaria mundial: garantizar el acceso personal a los servicios de salud y productos en todo el mundo”, afirma. “Esto tiene que ser mejor reconocido como parte del ámbito de la seguridad sanitaria mundial.”

ebola

Uno de los ensayos sugiere que la seguridad sanitaria mundial se ha descuidado políticamente durante la última década a través de incumplimiento legal de ciertos países y a través de que se considera menos importante por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los líderes de la OMS ya publicaron un comunicado admitiendo fallos en cómo la organización manejó el brote de ébola , destacando  las lecciones valiosas habían aprendido, y que les servirían para mejorar la forma en que responden a las emergencias.

Otro ensayo se argumenta que la epidemia de ébola es simplemente el evento más reciente para ilustrar las deficiencias en el sistema de investigación y desarrollo médico con respecto a su capacidad para abordar las prioridades sanitarias mundiales.

Los autores afirman que tres cuartas partes de los nuevos medicamentos en el mercado no agregan ningún valor terapéutico, y, posteriormente, sugieren la adopción de un sistema que priorice el desarrollo de acuerdo a las necesidades insatisfechas de salud en lugar de la ganancia financiera que sería mejor para impulsar la seguridad sanitaria mundial.

El comercio mundial de medicamentos falsos también socava la seguridad sanitaria mundial. Otro ensayo indica que una cuarta parte de los medicamentos en los países de bajos ingresos son deficientes o falsificados, una proporción que socava la fe en los gobiernos, así como en su capacidad para combatir las enfermedades infecciosas y transmisibles.

La creciente propagación de enfermedades no transmisibles, en particular, está resultando caro para algunos gobiernos. Uno de los ensayos sostiene que este problema podría ser mitigado por las organizaciones no gubernamentales que llevan a cabo las grandes corporaciones, de una manera similar a las estrategias empleadas por los activistas del cambio climático con el objetivo de reducir las emisiones de carbono.

No existe una definición sencilla de la seguridad de la salud

Sólo mediante el aumento de compromiso para mejorar el acceso individual a los servicios de salud  se puede lograr una seguridad sanitaria mundial, asequible y eficaz, afirman los autores.

En este sentido, la seguridad sanitaria mundial implica: “(…) la prevención y el control de las enfermedades infecciosas, la atención a las enfermedades no transmisibles, la revitalización de la investigación y desarrollo para producir bienes públicos globales, que trata de medicamentos de mala calidad y falsificados, teniendo en cuenta las situaciones de conflicto y de desastre, dirigiéndose a la migración internacional, y la construcción de los sistemas de salud más fuertes a través de la cobertura universal de salud. (…) La complejidad de la seguridad sanitaria mundial no debe inducir a la parálisis”, añaden. “Pero nos debe hacer una pausa antes de que abogamos por soluciones rápidas”.

Ciertamente, la epidemia de ébola proporciona la base para discusiones importantes sobre las prioridades de la salud mundial. Otro estudio publicado en The Lancet sugiere que la crisis representa una oportunidad política rara para que instituciones como la OMS empiecen a hacer reformas.

“Si la OMS no puede llevar una respuesta eficaz, bien financiada y coordinada cuando surjan las próximas crisi epidémicas, podría tener consecuencias devastadoras en los países ricos y pobres por igual”, advierten los autores.

Imágenes – NIAID – Jean-Louis Mosser