Hay personajes de la historia cuya vida fue fascinante, uno de los casos más conocidos e intrigantes es el de la famosa espía y bailarina holandesa Mata Hari. ¿Conoces su fascinante historia? En este artículo te la contamos.

De Margarita a Mata Hari

Mata Hari, cuyo nombre real era Margarita Zelle, no fue una cortesana siempre. Al contrario, fueron las circunstancias de su vida las que, poco a poco, la llevaron por esos caminos. Margarita nació en el año 1876, en el seno de una familia humilde. Su padre era sombrerero y su madre había muerto siendo ella muy pequeña.

A los 18 años, vio un anuncio en el periódico donde había una petición de matrimonio por parte de un capitán de 39 años. Ella, a la que siempre le habían encantado los uniformes, aceptó y se marchó a vivir con él a Indonesia, donde tuvo dos hijos. Sin embargo, su matrimonio no fue lo que esperaba. Su marido era un borracho que le hacía pasar muchas penurias y uno de sus hijos falleció. En estas circunstancias, Margarita decidió regresar a Europa llevándose con ella todo lo que había aprendido de las exóticas danzas javanesas.

loading...

Una vez en Europa Margarita comenzó a llamarse Mata Hari y se valió de su belleza para integrarse en el mundo del espectáculo en París como bailarina especializada en danzas eróticas. Tal era su talento que enseguida creció su fama y comenzó a verse con hombres ricos, militares y políticos que iban rellenando su lista de amantes. Mata Hari fue, entre el año 1904 y la Primera Guerra Mundial, la cortesana más famosa de la época.

loading...

Las personas poderosas con las que se rodeaba le permitieron conocer muchas ciudades de Europa, y mediante confesiones de alcoba, también logró acceder a muchos secretos de la política.

Pero todo empezó a torcerse…

Cuando estalló la guerra, Mata Hari estaba bailando en un music-hall de Berlín. Allí aprovechó su agenda de contactos en ambos bandos de la guerra para ofrecer sus servicios a Kraemer que era el jefe del espionaje alemán. Su objetivo era, con este movimiento estratégico, poder regresar a la Holanda neutral donde había nacido. Sin embargo, pronto sus visitas con un oficial germano en Madrid en el año 1915 despertaron las sospechas de la inteligencia aliada y comenzaron a vigilarla.

En el año 1916 Mata Hari regresó a Paris. Allí, acorralada por el capitán del espionaje francés Ladoux comenzó a trabajar como agente doble para Francia pero seguía espiando para Alemania como la agente H-21.

loading...

Finalmente Mata Hari fue pillada debido a una trampa tendida por Ladoux en la que se pudieron interceptar unos mensajes en los que se demostraba su trabajo como espía alemana. De esta forma, Mata Hari fue arrestada y condenada a muerte acusada de haber trabajado como espía alemana aprovechando sus relaciones íntimas. Ella lo negó alegando que se acostaba con militares por placer y nunca por deber pero de nada le sirvió pues finalmente el 15 de octubre de 1917 la fusilaron en Vincennes al amanecer. Eso sí, no de cualquier forma. Esta mujer de carácter pidió que no le taparan la cara para asesinarla y antes de morir, a sus 41 años, lanzó un beso a los soldados. Hay quienes incluso contaron que muchos de estos soldados se emocionaron al verla morir.

Imagen  Ainhoa Núñez Reyespaukrus