Pasaron los premios Oscar y, a diferencia de en muchas otras entregas, no hubo mayores sorpresas en la costa oeste norteamericana. Las estatuillas doradas fueron, salvo en algunas ternas, hacia donde vaticinaban la mayoría. Pero hubo muchas otras ocasiones en que La Academia dejó sin galardón a obras maestras, e incluso más, muchas de las mejores películas de toda la historia no fueron nombradas siquiera en Los Ángeles. Por eso, desde nuestra humilde posición, quisiéramos homenajear a algunas de estás películas haciendo mención de ellas, porque sin duda es curioso que largometrajes del nivel que aparecerán en ésta lista no hayan sido galardonados y, en algunos casos, ni siquiera tenidos en cuenta por los premios más importantes de la industria cinematográfica.

“Senderos de gloria” (1957)

El drama antibélico del gran Stanley Kubrick es considerado por muchos como la mejor película sobre la Primera Guerra Mundial y una de las mejores de todos los tiempos en general.

Un fracaso rutilante, que se podía prever, en la toma del poder de una zona clave para el desarrollo de la guerra por parte del ejército francés conduce a los generales a llevar a cabo un castigo que sirva como ejemplo para las tropas. Tres soldados elegidos aleatoriamente son acusados de cobardía y condenados a morir bajo fusilamiento.

loading...

Senderos de gloria (Stanley Kubrick, 1957)

Esta dura historia, basada en hechos reales comprobados (por macabros que parezcan), no conoció Hollywood, no hubo premio, ni nominación para esta pieza maestra.

“Match Point” (2005)

Woody Allen nos regala películas casi todos los años desde hace varias décadas. No siempre merecen estar en los Oscar, algunas superan ampliamente en calidad a otras, aunque todas tienen su encanto no podemos comparar “Melinda y Melinda” con “Manhattan”, o “Blue Jasmine” con “Zelig”. Increíble es que, después de tantas historias, aún en estos últimos tiempos haga filmes como el que voy a mencionar.

Match Point (Woody Allen, 2005)

Match Point (Woody Allen, 2005)

Match Point, estrenada hace diez años, se convirtió en una película del neoyorquino que no puedes dejar de ver si te gusta su cine. Dueña de un guión espectacular y un final inesperado totalmente, esta película, con una de las Scarlett Johansson más sexys que pudimos haber visto, no figuró entre las cinco candidatas a mejor película que tuvo el 2005.

“Batman: el caballero de la noche” o “El caballero oscuro” (2008)

Nos quedamos en la misma década para hablar de una película que, sin lugar a dudas, es de una calidad impresionante. El súper taquillero Christopher Nolan demostró un enorme talento al dirigir semejante obra, para utilizar un término corriente y de todos los días: “se pasó”.

loading...

The Dark Knight (Christopher Nolan, 2008)

Si está película no estuvo nominada siquiera a mejor película fue por tratarse de Batman, de un superhéroe, de un cómic, porque lo tenía todo para aparecer como competidora de “Slumdog Milionaire”.

“La chaqueta metálica” (1987)

Vuelve a aparecer Kubrick en nuestra lista, cambiando La Gran Guerra por la de Vietnam. La película está dividida en dos partes bien delimitadas, la primer parte del filme muestra la preparación de los soldados en Parris Island para combatir en el frente de batalla, el acoso permanente del sargento para con su escuadrón y en especial con uno: el Recluta Pyle.

loading...

“La chaqueta metálica” (Stanley Kubrick, 1987)

Refleja de modo fenomenal el infierno que se viven en las escuelas militares y lo más doloroso es que aún falta lo peor, ir a morir, nadie está preparado para eso. Cuando entra el plomo estás solo, es la carne de uno la que se abre y son sus músculos los que duelen, mientras hacen frente en una guerra que nos les compete. En la segunda parte del filme se ve esto con tanta crudeza como en “Platoon” de Oliver Stone. Otra vez pobres asesinando a pobres, como ocurre en todas las guerras. Demencia, muerte, suicidio, olvido,  menosprecio, injusticia, aparecen en un film que representa los conflictos bélicos y, de hecho, la realidad del mundo. A pesar de ello, no tuvo suficiente fuerza en Los Ángeles para quedar entre las cinco candidatas a ganar la estatuilla más codiciada por todos en el séptimo arte.

“Luces de ciudad” (1931)

Para el final reservabamos a Charles Chaplin, ignorado más de una vez por La Academia. En 1931 creó la, aún hoy, más tierna historia de amor. Luces de ciudad cuenta la historia de un vagabundo que se enamora de una florista invidente, a la que decide ayudar económicamente, a pesar de no tener nada, para evitar que embarguen su hogar.

loading...

Luces de la ciudad (Charles Chaplin, 1931)

Una amistad suya ayudará a cumplir su objetivo al igual que diferentes empleos que obtiene. Para colmo Charlot nunca puede contar con que la suerte esté de su lado, porque todo lo que pueda salirle mal, saldrá peor que eso.

Si te ha gustado este artículo, puede que te interese descubrir algunas películas y series que te ayudarán a expandir la mente.

Imagen: Rachel