Si eres de los que, vaya a la ciudad que vaya, tiene como cita obligada la visita a la biblioteca del lugar, esta tendrás que ponerla en tu lista, aunque también te hacemos una advertencia: si lo que quieres es disfrutar del olor de los libros, aquí no lo encontrarás por ningún lado. Y te decimos esto porque lo que te traemos hoy es la primera biblioteca sin libros del mundo. No te mentimos, sigue leyendo.

Estanterías sin polvo

En la Universidad Politécnica de Florida se han adelantado al futuro. En vistas de que los libros electrónicos, las tablets y los dispositivos digitales varios desde los que podemos leer documentos ya se han convertido en parte esencial de nuestras vidas, en esta institución han decidido que todos los fondos de su nueva y flamante biblioteca serían digitales. ¿Para qué acumular polvo en los estantes y mover kilos y kilos de libros de un lado para otro cuando se pueden tener todos digitalizados? Esta fue una de las ideas de las que partieron para su creación; la siguiente, cómo evitar tener esos libros que sólo han sido leídos una vez por una persona y que están ocupando espacio en un estante sin que nadie los consulte.

loading...

Los fondos, de hecho, no son pocos. Los estudiantes de esta universidad tienen acceso a 135.000 ebooks que pueden descargarse en su lector, tableta u ordenador portátil. Además, la institución ha establecido un presupuesto de 60.000 dólares que será gastado en todos los libros digitales que sean necesarios: a partir de dos clicks en la copia digital de un libro, éste será adquirido y añadido a sus fondos bibliográficos. En su interior existen fotocopiadoras e impresoras disponibles, aunque nadie anima a que se usen.

Aunque las opiniones acerca de este tipo de bibliotecas son de todo tipo, la verdad es que, aunque sólo sea por curiosidad, merece la pena ir a visitarla. Por eso y por el espectacular edificio donde está ubicada. La biblioteca fue diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava y pretende reflejar ya desde el exterior el concepto de modernidad. Como puedes ver en las fotos de este artículo, el edificio es espectacular.

14998146130_fa44039717_z

La directora de la biblioteca, Kathryn Miller, lo tiene claro y, en declaraciones a Library Journal recalca que en realidad:

“el punto clave es la información, no el formato en el que  esta se presenta”

Y a vosotros, ¿qué os parece? ¿Creéis que las bibliotecas del futuro serán espacios amplios, donde poder leer y estudiar tranquilamente, pero con estanterías vacías? ¿O pensáis que los libros tradicionales no van a desaparecer nunca?

Imágenes: Robert Du Bois, Travelling WoodburysJeffrey DuBois