¿Sabes que los dedos que más sufren con las pantallas táctiles de nuestros teléfonos inteligentes y otros dispositivos, son el pulgar y el índice? Así es, y aquí en Supercurioso te explicamos por qué.

Antes, los vídeojuegos

Los más pequeños usan con mayor constancia los controles de las consolas de juego, pero gracias a su poca edad, su capacidad para curarse y la plasticidad de sus articulaciones y tendones (bastante superior a la de los adultos) resultan poco menos que invencibles, en el sentido de que las inflamaciones no duran tanto tiempo. En cambio, en los adultos, la cosa no es tan suave.

loading...

El primer dedo en lesionarse fue, por supuesto, el pulgar (ese dedo de la mano opuesto a los otro cuatro y que nos diferencia de los otros simios), con el que se manejan ágilmente los botones de cada control.

¿Tendonitis? ¿Y sin ser violinista, o pianista, o guitarrista?

La empresa Steelcase, de E.E.U.U., realizó un estudio donde se observaron nuevas conductas asociadas a la tecnología móvil. Lo curioso fue que lograron identificar 9 posturas nada idóneas, que causan dolor y molestias, y el uso amplificado de más dispositivos aumentó en un 30% el riesgo de sufrir lesiones en dedos, muñecas, codo, hombro y espalda, provocando al mismo tiempo más trastornos de la postura asociados a dolor cervical y en la cara externa del codo.

loading...

Parece increíble, pero las pantallas táctiles causan tendonitis al promover movimientos repetitivos con las manos.

Tomar los dispositivos con ambas manos es mejor

Los más jóvenes usan más aparatos: celulares, tablas, controles y los manejan con las dos manos; esto hace que repartan la carga del uso y se lesionen menos.

loading...

Pero igual ocurre que acuden al doctor por dolores intensos en el dorso del índice, siendo los síntomas más comunes este dolor y menor fuerza en las manos. Incluso han presentado síndrome del túnel carpiano por forzar la postura de la mano durante mucho tiempo, o realizar repetidos movimientos con la muñeca.

La pantalla táctil favorece una movilidad mucho más amplia del pulgar

Y más velocidad, pues ya no está limitado al teclado. Con esto, los tendones encargados de posibilitar estos movimientos se ven forzados al límite y se inflaman, y por eso la tendonitis.

loading...


Y como el dedo pulgar no hace nada sin el índice, que por algo el reflejo de pinza es uno de los logros más importantes de nuestra etapa de bebés, éstos son los dedos que más se lesionan: el pulgar necesita la fuerza de contra presión que ejerce el índice al sostener el dispositivo, y mientras los aparatos descansan sobre el índice, el pulgar hace presión sobre la pantalla. No importa cuán livianos sean ahora, el esfuerzo es el mismo.

Menos tiempo, menos riesgo

Aunque no nos guste, el tiempo indicado para no sufrir de tendinitis o de dolor articular es de dos horas continuas, y además utilizar ciertas estrategias, como por ejemplo colocar los equipos de forma que el teclado quede debajo de la altura de los codos, relajar muñecas y hombros, ayudarse con almohadillas de goma para la zona donde comienza la palma de la mano cuando se usa el ratón o un teclado externo, hacer pausas…

loading...

Sentarse en asientos con respaldos cómodos, coger el dispositivo con ambas manos y mantenerlo a 15 cm de los ojos es un buen comienzo para acostumbrarse a una buena postura. Y nunca, jamás, escribir en el móvil con la espalda encorvada y la cabeza hacia abajo por un lapso mayor de 10 minutos.

La tecnología nos ha dado una vida más fácil, de eso no hay duda, pero si no queremos terminar como los gorditos de Wall-E, la película animada, hay que tomar precauciones y comenzar a movernos de maneras más naturales y humanas.

Si te ha gustado este artículo, puede que te interese saber que la tecnología de la película Minority Report ya es una realidad.

Imágenes: Quinn DombrowskiBalazs KorenBea RepresawłodiSimon ClaassenHighways Agency