Seguramente os habéis preguntado en más de una ocasión cuál es el origen de los amuletos de la suerte, ¿Son realmente portadores de buena fortuna? ¿Por qué se les ha dado dicha consideración? Seguro que conoces varios de estos amuletos como pueden ser el trébol, la pata de conejo o la herradura. ¿Cuál es tu favorito?

En este artículo queremos explicar el origen de este último amuleto mencionado, la famosa “herradura de la suerte”, quizás uno de los amuletos más famosos en todo el mundo.

loading...

El origen del mito de la Herradura

¿Crees qué una herradura puede cambiar el destino de una persona? Quizás ahora no sea tan fácil pero antiguamente si podía llegar a darse este caso. Existen muchas suposiciones en cuanto al origen de la herradura como amuleto pero la que os vamos a contar no es la más conocida aunque es posible que sea una de las más fiables.

Grant Moon, uno de los herradores más aclamados e importantes del mundo, expuso en el congreso de herrajes ortopédicos de México la siguiente teoría:

Antiguamente, en los pueblos árabes, las herraduras que protegían los cascos de los caballos de la clase alta eran elaboradas con oro, un metal muy apreciado y valioso en todo el mundo. Estos caballos portaban en cada una de sus patas una “fortuna” que fácilmente podía solucionar la vida de una persona pobre en el caso de que se la encontrara.

loading...

Estas herraduras eran utilizadas para la protección del casco equino durante su uso, evitando el desgaste y ruptura o maltrato del casco, que al paso de los días lleva un proceso natural de crecimiento que va de 8 a 10mm por mes. Al pasar el tiempo y debido al mismo desgaste de las herraduras por su choque contra el suelo estás se desprendían en cualquier lugar por donde el caballo hubiera pasando, por supuesto, cómo los dueños eran ricos no le daban importancia a la recuperación de la herradura perdida. Cuándo una persona encontraba los restos de esta herradura perdida se podía considerar muy afortunada ya que su valor era inmensamente alto para aquella época.

Ahora ya podéis imaginar las razones de por qué se consideran las herraduras amuletos de la suerte. Imagínese ir caminando por la calle, quizás pensando en cómo sería su vida si tuviera una pizca de suerte y de repente en su camino encontrarse una herradura de oro con un valor que le puede cambiar la vida. Sin lugar a duda sería una experiencia “apetecible” para cualquiera de nosotros hoy en día, pero antiguamente, cuando las condiciones de las clases bajas eran mucho peores, suponía un golpe de suerte vital y trascendental.

¿Y tú? ¿Crees en los amuletos de la buena suerte? Para terminar os dejamos un vídeo en el que Grant Moon fabrica artesanalmente una herradura de alta calidad en unos pocos minutos.

Imagen: Leo ReynoldsAnthonyJohan