El coche del futuro. ¿Cómo lo imaginas? En nuestra mente puede aparecer un glamuroso Delorean con un condensador de fluzo integrado, un automóvil capaz de hacernos viajar al futuro como lo hizo con Marty Mcfly. O puede que seamos algo más prudentes, y esbocemos en nuestra imaginación un KITT, el coche de Michael Knight. El mundo del cine y la televisión nos han regalado sin duda innumerables modelos en los que soñar, en los que fijar nuestras expectativas ante un turismo más cómodo, seguro y por qué no… ecológico.

¿Es posible? Recientemente la firma Volkswagen nos sorprendía con un proyecto tan futurista como fantástico, no sabemos aún cuando podremos verlo en nuestras carreteras, o mejor aún, en nuestros garajes. Solo con mirarlo, viene a nuestra memoria la película de Blade Runner, ahí donde el futuro se mezcla con la poesía, con motivos orientales, y con una sugestiva serenidad…

coche futuro hover car

Un coche sin ruedas, sin marchas y sin volante

No, no tiene ruedas. Es algo pequeño, esférico y con los lados aplanados.  Similar a una burbuja de cristal donde los pasajeros, sencillamente, flotan por el aire con total comodidad y tranquilidad. Este proyecto ha sido lanzado por una filial de la casa Volskwagen en  Beijing, China, quienes han presentado unos prototipos sencillamente fantásticos.

No se trata de una película de James Cameron o Ridley Scott. En absoluto. Los prototipos de coche volador del futuro van a fabricarse bajo el nombre de Hover Car, una realidad empujada por más de 120.000 propuestas que claman ya la necesidad de invertir en estos automóviles del mañana. Estarán fabricados a base de fibra de carbono, lo cuál les permitirá flotar por el aire y deslizarse a través de carriles electromagnéticos. Sí, has leído bien. Esto supondría la desaparición de carreteras, autovías y autopistas. Se cambiarían por zonas equipadas con carriles especiales.

loading...

Los diseñadores afirman que sería un coche de muy fácil manejo, no habría volante ni marchas, solo una sencilla palanca que mover hacia la dirección elegida. Se evitaría así el clásico problema de los atascos y cómo no, los temidos accidentes. Los navegadores de abordo nos podrán guiar además en todo momento, haciendo que la conducción sea plenamente segura al movernos por ese carril electromagnético.

Permitirá  por sí solo el paso de otros vehículos y peatones, activará los frenos de emergencia,  bajará la velocidad cuando sea necesario y las normas lo indiquen, aparcará solo, y realizará las maniobras evasivas necesarias sin que nosotros debamos preocuparnos en ningún momento.

Este precioso coche sacado de la imaginación de un visionario, fue presentado -como prototipo y como futuro proyecto- en la última Feria del Automóvil de Pekín. Y por su sencillez y su viabilidad, los expertos en automoción lo catalogan como el perfecto automóvil del mañana.

¿Y tú que piensas? ¿Te gustará conducir este coche, o eres de los que disfrutan con la clásica conducción a través del volante, marchas y acelerador?