No hace mucho te hablábamos en nuestro espacio del que se considera seguramente el instrumento más peculiar del espectro musical: el ThereminBien, pues hoy vamos a dar un paso más allá para mostrarte algo tan peculiar que te sorprenderá más aún si cabe. Conjuga el encanto de lo tradicional con la más extraña sofisticación. Se trata ni más ni menos que del Matryomin.

El Matryomin: cuando se unen las matrioshkas y los theremines

Seguro que sabes lo que son las Matrioshkas. Esas muñecas amables de origen ruso donde unas se introducen dentro de otras según tamaño, réplicas de una misma que se ofrecen como regalo y que disponen ya de un siglo de antigüedad. Obviamente no son más que un elemento decorativo, bonitos presentes sin función alguna. Pero…¿y si te dijéramos que existe una curiosa variedad donde además, puedes arrancar de las preciosas matrioshkas sonidos musicales?

En efecto, la tradicional muñeca rusa se mezcla ahora con el Theremin, ya sabes, ese instrumento único en el mundo que no necesita ser tocado para ejecutar melodías. Nos bastan sus dos antenas y el movimiento armónico de nuestra mano, jugando con las frecuencias o con la cercanía o lejanía con que situemos nuestros gestos manuales para conseguir sugerentes melodías. Ahora vamos un poco más allá, y si a principios del siglo XX fue León Thérémin quien diseñó este instrumento, ahora es el vanguardista y músico Masami Takeuchi, quien nos ha ofrecido el Matryomin.

loading...

Este concertista y thereminista (cómo él mismo se hace llamar) de origen japonés, decidió mezclar estos dos objetos para crear un peculiar instrumento musical para sus conciertos. Pero eso sí,  Takeuchi tuvo que fundar la empresa Mandarin Electron para poder comercializar su invento en el 2003. ¿Y cuántos Matryomin ha vendido hasta ahora? Pues unos 3000 y solo en su país de origen, Japón. Su precio es de unos 550 euros, y hoy en día ya ha diseñado tres generaciones de Matryomin, porque por lo visto, aún no ha logrado la “perfección absoluta” que tiene en mente. Y es que ya se sabe… los genios nunca quedan satisfechos.

Tal y como te explicamos en nuestro anterior artículo sobre el Theremin, este instrumento era muy utilizado por la industria del cine y la ciencia ficción para introducir su peculiar sonido en escenas de más emoción e intriga, por su parte, el Matryiomin aún  no ha llegado al mundo de cinematográfico, pero si a los platós de televisión gracias a los múltiples conciertos que Masami Takeuchi ha realizado a lo largo de países como Reino Unido, Alemania, Rusia y cómo no, Japón. Él y su orquesta “The Matryiomin Ensemble Mable”, llevan ya más de 200 conciertos.

Si te ha intrigado y sientes interés por aprender a tocar este fantástico instrumento, dispones de varios manuales de uso en internet, donde te enseñan a ejecutar sus singulares notas a través de las bonitas Matrioshkas. Mientras tanto, te dejamos con este concierto para que te hagas una idea del fascinante mundo del Matryomin. ¿Qué te parece? ¿Asistirías a alguno de sus conciertos?

Imagen: quoi